9 Mujeres que Casi No Se Mencionan en la Biblia

Mujeres en la Biblia sin hombre

Al momento de pensar en las grandes mujeres de la Biblia, pensamos en María, Sara, Rut o Rahab. Sin embargo, en la Biblia surgieron mujeres poco mencionadas, pero poderosas en Dios.

Hoy quiero mostrarte 10 mujeres que casi no se mencionan en la Biblia, pero su corta participación fue impactante y maravillosa.

En el camino de la fe lo importante no es la fama, sino nuestra fe y devoción al Señor. Las mujeres que te voy a mencionar tuvieron algunos versículos en los que se les mencionaron, pero esa mención fue para bien.

9 Mujeres de la biblia no tan conocidas

Quiero mostrarte el nombre de 9 mujeres sin nombre reconocidos pero con fe:

Josaba.

Josaba rescató valientemente a su sobrino Joás de su madre asesina.

Cuando Joás tenía un año, su hermano mayor, el rey de Judá, fue asesinado. La madre de Joás era hija de Ajab y Jezabel, los malvados reyes de Israel.

Exigió el trono de Judá y trató de dar muerte a sus hijos en un intento de destruir a los herederos del rey David.

Josaba robó a Joás de los príncipes reales que iban a ser ejecutados y lo escondió con su nodriza. Joás se escondió en el Templo durante seis años hasta que los sacerdotes y líderes judíos lo declararon rey.

Joás hizo que Israel se volviera a Dios, llevó a cabo reformas divinas y restauró el Templo. Dios prometió un Salvador a través del linaje de David y utilizó a Josaba, que significa «Jehová ha jurado», para reforzar esa promesa.

Jael.

El rey de Canaán y su despiadado general Sísara, armado con 900 carros de hierro, habían oprimido a Israel durante 20 años.

Después de que Israel clamara a Dios, la profetisa Débora le dijo a Barak que Dios le había ordenado atacar a Sísara.

Cuando Barak se negó a partir sin Débora, ésta profetizó que Dios daría la victoria a Israel, pero que el honor de matar a Sísara recaería en una mujer.

Otras Personas Están Viendo  Bellos Versículos para Mujeres Embarazadas y Valientes

Israel derrotó a todo el ejército de Sísara. Sísara huyó a pie hasta el norte de Israel y se refugió en la tienda de Jael. Esto se debió a que el esposo de Jael, Heber el ceneo, estaba de su lado.

Cuando Sísara pidió agua, Jael le dio de beber leche, lo que quizás pudo haberle provocado mucho sueño, aparte del cansancio que tenía. Cuando Sisera se quedó dormido por el cansancio, Jael le clavó una estaca de la tienda en la sien y lo mató.

Esta mujer es un claro ejemplo de lealtad a Dios. Pues a pesar de que su esposo estaba del lado de Sísara, ella le dio preferencia a Dios y su pueblo.

La esclava de Naamán

Esta joven y desconocida hebrea fue hecha prisionera en Siria, pero a pesar de su difícil situación, no perdió su gran fe en el Dios Todopoderoso.

Cuando su amo, Naamán, un soldado sirio, se vio afectado por la lepra, instó al soldado para que buscara a Eliseo.

Naamán viajó a Israel con una carta del rey de Siria al rey de Israel, pero el rey de Israel no creyó que Naamán pudiera curarse y se rasgó las vestiduras desesperado, temiendo que estallara la guerra.

Sin embargo, Naamán se curó después de bañarse siete veces en el río Jordán, tal como había dicho Eliseo. Pero lo más importante es que Naamán entendió que el Dios de Israel era Sanador y Poderoso, por eso declaró: «He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel.» 2 Reyes 5:15

Esta joven esclava hebrea mostró una valiente compasión sin ira hacia su amo. La gran fe de esta mujer sin nombre contrasta con la pequeña fe de los reyes de Israel, que sólo creían en el nombre de Dios.

Sifra y Pua.

Sifra y Pua se enfrentaron con valentía a los mandatos del hombre y siguieron las leyes superiores de Dios.

Eran parteras hebreas cuando Israel estaba esclavizado en Egipto. Cuanto más oprimía el Faraón a Israel, más hebreos había. Así que el Faraón ordenó a las parteras hebreas que mataran a todos los niños hebreos al nacer.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia de las Mujeres que Salen con Hombres Casados?

Sin embargo, Sifra y Pua temían a Dios y no obedecieron la orden del Faraón. Cuando el Faraón les preguntó por qué, alegaron que las mujeres hebreas daban a luz demasiado pronto para que ellos pudieran intervenir.

Sifra y Pua eligieron defender la vida, incluso a costa de sus propias vidas. Gracias a su valiente fe, una joven madre daría a luz a un niño llamado Moisés, al que Dios utilizaría para liberar a su pueblo del Faraón.

Acsa.

En una cultura en la que las mujeres están devaluadas, Acsa emerge como una mujer bondadosa que mantiene a su familia mediante actos de valor.

Acsa era la hija de Caleb, que fue entregada como novia al hombre que derrotó a Quiriat-sefer. Esta persona es el primo de Acsa, Otoniel.

A menudo se dice que Acsa fue la recompensa de Otoniel, pero yo creo que Otoniel fue la recompensa de Acsa. Caleb se preocupaba tanto por su hija que buscó un hombre que pudiera demostrar su liderazgo, valor y lealtad.

Aquella tierra escaseaba el agua, por lo que era difícil cultivar o criar animales allí. Así que Acsa creyó en la justicia de su padre e hizo una demanda, no una queja. «Concédeme un don; puesto que me has dado tierra del Neguev, dame también fuentes de aguas. Entonces Caleb le dio las fuentes de arriba y las fuentes de abajo.» 2 Reyes 5:15

Esta mujer tenia las cualidades que dice Proverbios 31:10-12 «Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.» (Proverbios 31:11-12) Otoniel confió en Acsa, que más tarde se convirtió en el primer juez de Israel.

Loida y Eunice.

Si te preocupa criar a tus hijos para el Señor en una cultura impía o en un entorno familiar poco ideal, busca el estímulo de Loida y Eunice.

Loida es la abuela de Timoteo y Eunice es la madre de Timoteo, pero ambas demostraron ser fuertes influencias como madres y abuelas.

Eunice era judía y el padre anónimo de Timoteo era griego. Muchos estudiosos creen que murió cuando Timoteo era muy joven y que fue criado por su madre y su abuela.

Pablo mencionó sus nombres y llamó la atención sobre su fe genuina. «trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.» 2 Timoteo 5:5.

Otras Personas Están Viendo  ¿Es Pecado Usar Tacones? ¿Por Qué?

Luego de esto Pablo hace hincapié en la educación piadosa de Timoteo, recordándole que «Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.» 2 Timoteo 3:14-15. Por eso las madres y las abuelas son tan importantes para los niños.

La educación piadosa de esta madre y abuela soltera se convirtió en el fundamento de la fe de Timoteo para predicar con Pablo, pastorear al pueblo de Éfeso y continuar la obra del evangelio que le había confiado Pablo.

Las hijas de Zelofehad.

En realidad eran cinco mujeres, todas hijas de Zelofehad. Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa, cuya valiente fe les valió el derecho a la protección de las mujeres.

Se acercaron a Moisés y a los líderes de Israel con una petición. Sus padres habían muerto en el desierto sin hijos, y como en el censo sólo se contaban los hombres, entrarían en la Tierra Prometida sin tierra ni comida. Por lo tanto, exigieron recibir la parte que le correspondía a su padre.

Moisés le presentó a Dios este nuevo dilema, y Dios le respondió «Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas». Número 27:7. Esto se convirtió en la nueva ley de Israel.

Sin embargo, había otro problema con esto. Si una hija se casaba fuera de la tribu, la tierra iría fuera de la tribu.

Para proteger las asignaciones tribales, Dios emitió otra nueva ley que permitía el matrimonio con cualquier persona de la tribu de Manasés.

La valentía de las cinco hijas para buscar justicia condujo a la protección permanente de las viudas y los huérfanos.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply