Bellos Versículos para Mujeres Embarazadas y Valientes

Versículos para embarazadas

Versículos para mujeres embarazadas. Es deseo de toda pareja tener un embarazo y un parto seguro, sin ningún tipo de complicación. Estos versículos bíblicos te ayudarán a tener un parto seguro y saludable. Tu confianza aumentará significativamente, produciendo un sentimiento de tranquilidad y bienestar.

Confía en que el que comenzó en ti la buena obra, será fiel para llevarla a cabo. No importa si tienes un embarazo de alto riesgo o no. El que respondió tus oraciones de concepción, también es capaz de hacerte llevar a término y dar a luz a tus bebes perfectos y saludables.

Ya sea que esté esperando su primer o quinto hijo, ¡el embarazo puede traer muchas emociones! Emoción, alegría, miedo, ansiedad, anticipación, preocupación y asombro.

¡Puedes usar el tiempo mientras estás embarazada para acercarte más a Dios, mientras Él desarrolla un maravilloso milagro dentro de ti!

¿La Biblia habla de las mujeres embarazadas?

El primer versículo que compartiremos para ti está en Génesis 1:28, donde las sagradas escrituras dice lo siguiente: Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Versículos para bebés en el vientre

En breve te presento una serie de versículos bíblicos para embarazadas:

Salmos 127:3
3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre.

Lucas 1:36-37
36 Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;
37 porque nada hay imposible para Dios.

Genesis 25:21
21 Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y lo aceptó Jehová, y concibió Rebeca su mujer.

Juan 16:21
21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.

Jeremías 1:5
5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

Versículos para embarazadas primerizas

Si quieres saber si hay algún versículo para una madre primeriza, pues te diré que si. Mira esta hermosa lista:

Genesis 21:1-3
1 Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado.
2 Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho.
3 Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac.

Génesis 4:1
4 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.

Génesis 4:17
17 Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc.

Lucas 1:24-25
24 Después de aquellos días concibió su mujer Elisabet, y se recluyó en casa por cinco meses, diciendo:
25 Así ha hecho conmigo el Señor en los días en que se dignó quitar mi afrenta entre los hombres.

1 Samuel 1:20
20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.

Genesis 30:22-24
22 Y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos.
23 Y concibió, y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta;
24 y llamó su nombre José, diciendo: Añádame Jehová otro hijo.

Genesis 29:32
32 Y concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido.

Promesas de Dios para una mujer embarazada

Si deseas saber algún versículo para una mujer embarazada. Aquí te muestro mis favoritos:

Otras Personas Están Viendo  5 Ejemplo de Buena Esposa en la Biblia

Salmos 113:9
9 El hace habitar en familia a la estéril, que se goza en ser madre de hijos. Aleluya.

Genesis 18:9-14
9 Y le dijeron: ¿Dónde está Sara tu mujer? Y él respondió: Aquí en la tienda.
10 Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él.
11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.
12 Se rio, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?
13 Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?
14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Éxodo 23:25-26
25 Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.
26 No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo completaré el número de tus días.

Salmos 128:3
3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.

Te dejaré con estos versículos de la biblia, en donde habla de cómo Dios acompañó al salmista David en su proceso de formación, es decir, que Dios estaba presente aún antes de que él naciera.

También Dios está presente en ese proceso de formación de tu bebé. Dios ha prometido que estaría contigo también. Así que no temas.

Salmo 139:13-16
13 Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.
14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.
15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra.
16 Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

Versículos para una mujer que va a dar a luz

«No tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová.» Salmos 112:7

«Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.» Jeremías 29:11

«Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.» Isaías 40:29-31

«Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.» 1 Timoteo 2:15

«He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.« Salmo 127:3

«Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí.» Isaías 44:2

«Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.» Proverbios 31:25

«Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas.» Éxodo 1:19

«Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.» Isaías 43:1-2

Que Dios te llene de muchas bendiciones y que te permita tener un parto saludable y bendecido. Recuerda, Dios siempre estará contigo, no importa lo que pase. Confía plenamente en Dios.

Salmo 139 salmos para embarazadas

El Salmo 139 es un hermoso salmo que ofrece consuelo y fortaleza a las mujeres embarazadas. En este salmo, el salmista reconoce la presencia y el conocimiento de Dios en cada etapa de la vida, incluyendo el embarazo. El salmista declara: «Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. Te alabo porque soy una creación admirable. ¡Tus obras son maravillosas!» (Salmo 139:13-14).

Otras Personas Están Viendo  ¿Es Pecado Tener Relaciones Durante la Menstruación?

Este pasaje nos recuerda que cada vida es un regalo de Dios y que Él ha estado presente desde el mismo momento de la concepción. No importa las circunstancias en las que se encuentre una mujer embarazada, ella puede encontrar consuelo y confianza en saber que Dios la ha formado de manera maravillosa y que Él está cuidando de ella y de su bebé.

Además, el Salmo 139 nos habla del amor incondicional de Dios y de su constante presencia. El salmista declara: «A dónde me iré de tu Espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia? Si subo a los cielos, allí estás tú; si en el sepulcro hago mi cama, también estás allí» (Salmo 139:7-8).

Estas palabras son un recordatorio poderoso para las mujeres embarazadas de que no importa qué desafíos o temores puedan enfrentar durante el embarazo, Dios está con ellas en cada paso del camino. Su amor y presencia no conocen límites ni barreras, y pueden encontrar consuelo en saber que nunca están solas.

En resumen, el Salmo 139 es un salmo maravilloso para las mujeres embarazadas. Les recuerda que cada vida es un regalo de Dios y que Él ha estado presente desde el principio. También les ofrece consuelo y fortaleza al recordarles el amor incondicional de Dios y su constante presencia en sus vidas. Este salmo puede ser una fuente de esperanza y consuelo para las mujeres embarazadas, recordándoles que Dios está con ellas en cada paso del camino y que están rodeadas de su amor y cuidado.

Mensajes bíblicos para embarazadas

La Biblia es una fuente inagotable de mensajes de amor, fortaleza y esperanza para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo. En esos momentos de alegría y expectativa, es reconfortante encontrar en las Sagradas Escrituras palabras que nos ayuden a conectarnos con Dios y a encontrar consuelo en su amor incondicional. Un versículo que nos recuerda esta verdad es Jeremías 29:11, donde Dios dice: «Porque yo sé los planes que tengo para ustedes, planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza». Este mensaje nos invita a confiar en el plan de Dios para nuestras vidas y a tener la certeza de que Él tiene preparado algo maravilloso para nosotros y nuestro bebé.

El embarazo puede ser un momento de miedos e inseguridades, pero la Biblia nos anima a confiar en la fortaleza de Dios. En Isaías 41:10, leemos: «No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia». Estas palabras nos recuerdan que no estamos solas en este viaje, que Dios está a nuestro lado en cada paso y que su poder nos sostiene. Nos invita a dejar de lado el miedo y a confiar en que Él nos fortalecerá en momentos de debilidad.

El proceso de gestar y dar vida es un milagro asombroso, y la Biblia nos habla de ello en Salmo 139:13-16: «Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien. No fuiste oculto de mí cuando en secreto fuiste hecho, y entretejido en las profundidades de la tierra. Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas». Este pasaje nos enseña que nuestro bebé fue diseñado por Dios mismo, y que su creación es un testimonio de su amor y cuidado.

En medio de las molestias y cambios físicos que experimentamos durante el embarazo, la Biblia nos recuerda que somos amadas y valiosas. En Efesios 2:10, se nos dice: «Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas». Estas palabras nos revelan que nuestra identidad y propósito van más allá de nuestro papel como madres. Somos amadas hijas de Dios, con un propósito único y valioso en este mundo.

Otras Personas Están Viendo  Poderosos Versículos Para Mujeres Tristes y deprimidas

Salmos para embarazadas

1. Salmo 139:13-14

«Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien!»

2. Salmo 127:3

«Los hijos son un regalo del Señor; un don que él da a las mujeres valientes.»

3. Salmo 22:9-10

«Tú me sacaste del vientre materno, me hiciste confiar en ti desde que estaba en el seno de mi madre. Desde el vientre materno fui entregado a ti; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.»

4. Salmo 113:9

«Él hace que la mujer estéril viva en familia y sea feliz con sus hijos. ¡Aleluya!»

5. Salmo 139:16

«Dios, tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.»

Salmo para una mujer que va a dar a luz

Salmo para una mujer que va a dar a luz

En el momento en que una mujer se encuentra en la dulce espera de un hijo, experimenta una serie de emociones y sentimientos que la llenan de amor y felicidad. Es un momento sagrado en el que se genera vida y se vive la promesa de un nuevo comienzo. En este hermoso proceso, es importante encontrar palabras de aliento y fortaleza para acompañar a la futura madre.

Uno de los salmos que puede brindar consuelo y esperanza en este momento es el Salmo 139:13-14, que dice: «Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien». Este versículo nos recuerda que cada vida es una creación divina, cuidadosamente formada en el vientre materno.

Asimismo, el Salmo 127:3 nos dice: «He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre». Este pasaje nos enseña que los hijos son un regalo preciado de Dios, una bendición que llena de alegría y propósito la vida de una mujer. Es una afirmación poderosa de la importancia y el valor de la maternidad.

En momentos de incertidumbre y temor, es reconfortante recordar las palabras del Salmo 91:11-12: «Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra». Este versículo nos asegura que Dios enviará a sus ángeles para proteger y cuidar a la madre y su bebé durante todo el proceso del parto.

Por último, el Salmo 46:1 nos brinda fuerza y confianza en momentos de dificultad y dolor: «Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones». Esta promesa nos asegura que Dios está siempre presente, dispuesto a brindar apoyo y consuelo a las mujeres embarazadas, dándoles la fuerza necesaria para sobrellevar cualquier desafío.

Milagro de embarazo en la Biblia

El embarazo es un momento de gran alegría y expectativa para las mujeres valientes que esperan dar a luz a un nuevo ser humano. En la Biblia, encontramos varios versículos que resaltan el milagro del embarazo y la importancia de la maternidad. Uno de ellos se encuentra en Génesis 1:28, donde Dios bendice a Adán y Eva diciendo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra». Este versículo nos muestra cómo el embarazo es una bendición de Dios y una forma de continuar su creación en la tierra.

Otro hermoso pasaje bíblico que destaca el milagro del embarazo se encuentra en Salmos 139:13-14: «Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras». Estas palabras nos recuerdan que cada vida que se forma en el vientre materno es una obra maravillosa y digna de alabanza.

En Lucas 1:37 encontramos una promesa de Dios que nos habla del poder divino en el proceso del embarazo: «Porque nada hay imposible para Dios». Este versículo nos recuerda que, a pesar de las dificultades y desafíos que puedan surgir durante el embarazo, Dios tiene el poder de superar cualquier obstáculo y hacer posible lo que parece imposible.

Finalmente, en Isaías 66:9 encontramos una hermosa analogía que describe el amor y cuidado de Dios hacia las mujeres embarazadas: «¿No haré yo dar a luz, dice Jehová, y yo que hago dar a luz, detendré el nacimiento?». Este versículo nos muestra cómo Dios está presente en cada momento del embarazo, brindando protección y asegurando el nacimiento seguro del bebé.

Fuente: Reina Valera 1960

Dios te bendiga!!!

Comenta y comparte