¿Cómo Orar Por Los Hijos Según la Biblia?

Cómo Orar Por Los Hijos Según la Biblia

Cuando una madre ora por sus hijos Dios escucha

Todos queremos saber que lo que hacemos por nuestros hijos tiene un impacto en sus vidas. No hay nada más poderoso en la vida de un niño que orar por él.

Podemos educarles y enseñarles todo lo que podamos. Puedes darles experiencias en el deporte, la música, el arte y la caridad.

Pero si no habla con Dios sobre su hijo, le falta una pieza importante del rompecabezas. Dios lo tiene todo en nuestras vidas. Él tiene el poder de cambiar los corazones y sanarlos.

Cuando las enfermedades mentales aumentan, la tentación es una amenaza en todas partes y un mundo pecaminoso busca el corazón de nuestros hijos, tenemos un colaborador que puede ayudar.

Tanto si estás embarazada, como si estás a punto de dar a luz o tienes nietos, nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para presentar la vida de tu hijo ante el trono de Dios.

Hoy presentamos diez sencillas oraciones para los niños, sea cual sea su edad o etapa de la vida. Cada oración tiene una escritura para leer. Dígalo en voz alta y confíe en que Dios obrará en el corazón del niño por el que ora.

10 oraciones y promesas para orar los hijos

1. Señor, te ruego que mi hijo confíe en ti con un corazón piadoso.

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.» (Salmos 145:1).

No basta con creer. La Biblia nos recuerda que hasta el diablo cree. Pero ora y clama para que tus hijos entreguen su corazón completamente a Dios.

2. Señor, te pido que mis hijos sean transformados en sus vidas por ti.

«Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón.» (Jeremías 24:7).

Otras Personas Están Viendo  Versículos Bíblicos para Mujeres Abandonadas y Tristes

Las transiciones de la vida son lo que todos queremos para nuestros hijos. Queremos que lo viejo se haga nuevo. Y queremos que nuestros hijos caminen en la verdad.

Podemos obligar a nuestros hijos a seguir las normas y permanecer encadenados. Pero un día saldrán y harán esas reglas por sí mismos.

No ores para que sigan reglas no escritas, sino para que Dios se apodere de sus corazones y los moldee hasta convertirlos en la obra maestra que Él quiere que sean.

3. Señor, te ruego que mis hijos entiendan cuando los esté corrigiendo.

«Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo.» (Hebreos 12:6).

Pedir y clamar por los seres queridos puede parecer difícil. Sin embargo, es una de las cosas más amorosas que podemos pedir a Dios para nuestros hijos.

4. Señor, te ruego que mis hijos sean personas de bien.

«Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.» (Salmo 37:3).

Ora para que tus hijos sean personas de bien. Los niños son el resultado de lo que tú crees que eres. Si creen que son indignos, responderán con un comportamiento indigno.

Sin embargo, si ven que haces lo correcto y les dices lo bueno que es, es más probable que sigan haciendo lo correcto. Los elogios son muy útiles.

5. Señor, te pido que mis hijos crean en su verdadera identidad en Cristo.

«Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.» (Efesios 2:10)

Otras Personas Están Viendo  ¿Las Cristianas Pueden Usar Trajes de Baño o Bikini? ¿Agrada a Dios?

La identidad es la base sobre la que se construye cada uno de nosotros. Muchos de nosotros adquirimos una identidad a una edad temprana y a menudo se mantiene durante toda la vida. Puede ser tan simple como ser el que abandona la escuela, el hijo del predicador, el más alto o el más popular.

¿Qué pasa si los niños aprenden desde temprano que son hijos del Dios Altísimo? ¿Y si realmente creyeran que son elegidos y amados por Dios Todopoderoso? Su identidad les seguiría durante mucho tiempo. ora para que crean la verdad de quiénes son en Cristo.

6. Señor, te ruego que mis hijos escuchen tu voz

«Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.» (Juan 10:27-28).

Estamos expuestos al ruido. Las redes sociales nos dificultan escuchar la voz de Dios. Ora para que los niños sean sensibles a la silenciosa voz de Dios. Ora para que lo oigan y respondan y escuchen lo que dice Dios, no lo que dice el mundo.

7. Señor, te ruego que mis hijos tomen decisiones sabias cuando se enfrenten a la presión de sus compañeros.

«Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.» (1 Corintios 10:31).

La presión de los compañeros no es algo nuevo. Hemos crecido lidiando con ello. El pecado es el mismo, sólo que se adquiere de diferentes maneras.

Ora a Dios para que tus hijos sean lo suficientemente fuertes como para resistir la presión de ceder sus creencias y decisiones a los demás.

8. Señor, te pido que los corazones de mis hijos sean protegidos del mal.

Proverbios 4:23: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.»

Otras Personas Están Viendo  ¿Es Pecado Usar Tacones? ¿Por Qué?

Podemos meter a nuestros hijos en una burbuja y protegerlos durante un tiempo, pero al final tendrán que salir y vivir en el mundo real.

Ora para que Dios les proteja mientras se preparan. Prepáralos para la vida en el mundo real, creyendo que Dios los protegerá de las fuerzas del mal.

9. Señor, que mis hijos tengan compasión de los demás.

«Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.» (Romanos 12:10)

El orgullo es quizás la mayor lucha de nuestra generación. A veces pensamos que si enseñamos a nuestros hijos a amar más a los demás, puede que no sean tan egoístas. Pero sólo el Salvador puede cambiar un corazón egoísta.

Confía en que Dios hará lo que sólo Él puede hacer.

10. Señor, te ruego que mi hijo te ame con todo su corazón, alma y espíritu.

«Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.» (Mateo 22:37)».

Esto es un reto para la mayoría de las personas, y no es de extrañar que también lo sea para los niños. Pide a Dios que ayude a tus hijos a amarlo con todo su corazón, sus pensamientos y su alma. Esto les cubrirá el resto de sus vidas.

Puede ser abrumador pensar en todas las cosas que quieres para tus hijos. Regale a su hijo el don de la oración. No te limites a leer esto y seguir adelante.

Dedica tiempo a que tu hijo escuche tus oraciones. Escríbelo y ora todos los días. Dios te escucha y quiere lo mejor para tu hijo.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply