¿Cómo Recuperar a mi Esposo Según la Biblia?

Cómo Recuperar a mi Esposo Según la Biblia

El matrimonio es algo más que el día de la boda. Es un compromiso de por vida que requiere amor, compromiso, desinterés, amabilidad y cuidado.

Por desgracia, cuando algunos de estos elementos clave de la relación no están bien equilibrados, los matrimonios pueden volverse inestables.

¿Cómo puedo recuperar a mi esposo?

Busca a Dios, no a tu cónyuge

Para la pareja abandonada, un matrimonio que no se puede restaurar es un detonante y hay que encontrar una solución inmediatamente. Es comprensible que quieran que Dios les proporcione una solución inmediata.

Pero la batalla por el matrimonio no consiste en perseguir a tu cónyuge o intentar salvar tu matrimonio por tu cuenta.

En cambio, debes elegir creer que se te ha dado una vocación más elevada, de la que pocos han oído hablar y a la que pocos prestarán atención. Sigue a Dios y espera en Él, no en tu cónyuge o en las circunstancias.

Sin embargo, si esperas durante mucho tiempo sin ningún cambio notable en tus circunstancias, puedes tener la tentación de hacer algo que acelere el tiempo de Dios.

Por ejemplo, podrías planear ponerte en contacto con tu cónyuge. Puedes dejar algo en el coche «accidentalmente» o enviar un correo electrónico cariñoso. En la mayoría de los casos, estas acciones sólo serán contraproducentes.

En lugar de gastar una energía que no lleva a ninguna parte, tu búsqueda incesante de Dios puede tener un impacto positivo no sólo en tu matrimonio, sino también en la vida de tus hijos y de aquellos que están bajo tu influencia.

Luchar por Dios significa hacer de tu relación con Dios una prioridad diaria. Si aún no lo has hecho, empieza por leer las Sagradas Escrituras cada mañana.

Para un reto adicional, abre tu Biblia en el Salmo 119 y saca un montón de tarjetas. A medida que vayas leyendo los versos clave, transcribe cada verso en una tarjeta aparte.

Otras Personas Están Viendo  8 Mujeres que Tomaron Malas Decisiones en la Biblia

Con el tiempo, puedes hacer lo mismo con los Salmos 18, 40, 63, 69 y otros. De este modo, creas un kit de supervivencia espiritual que te fortalece y te apoya.

Recomendaciones espirituales para recuperar a tu esposo

  • Ve a la iglesia con regularidad, aunque tu cónyuge no quiera ir. Si tu matrimonio es inestable y no encaja en tu iglesia actual, pruebe una nueva iglesia.
  • Busca ayuda espiritual para orar por tu matrimonio. Pide a Dios que te dé un compañero o compañera de oración del mismo sexo que interceda por tu matrimonio. Reúnete con esa persona regularmente y describe cómo Dios ha respondido a tus oraciones. Mantener una rutina normal.

Dios comprende tu dolor

A veces algo tan sencillo como escuchar una canción favorita que disfrutaban en pareja puede provocar un completo colapso emocional.

Estás afligido y tu dolor está justificado. El rey David y sus valientes guerreros lloraron desconsoladamente cuando descubrieron que sus familias estaban secuestradas (1 Samuel 30:1-4). Juntos expresaron su dolor.

Como el dolor de David y sus guerreros, tu dolor también debe ser expresado. Lo creas o no, una dosis saludable de dolor en este momento puede crear un oasis de paz personal.

Si lo tuyo no es escribir, puedes golpear pelotas de golf en un cubo en el campo de prácticas. El ejercicio físico aumenta el metabolismo y libera hormonas que tienen un efecto positivo en la salud general.

Ir al gimnasio, plantar flores, pasear al perro. El ejercicio al aire libre no sólo reduce el estrés, sino que también puede levantar el ánimo, da una sensación de logro y aumenta la autoestima.

Repite esta actividad durante un tiempo. También puedes ponerte en contacto con tu centro comunitario o tienda de arte local para organizar un taller creativo.

En general, es importante elegir ideas que se adapten a tu personalidad y estar dispuesto a probar cosas nuevas.

Lo que ocurre en tu vida tiene que ver más con tu fe que con tu matrimonio.

A medida que se desarrollan los acontecimientos y las emociones de una crisis matrimonial, su perspectiva suele estar distorsionada.

En lugar de mirar la situación actual desde la perspectiva de todo tu camino de fe, te centras en los problemas y el dolor que ha causado la crisis.

Otras Personas Están Viendo  Poderosos Versículos Para Mujeres Tristes y deprimidas

Es como la perspectiva que tienes cuando te sientas en la primera fila de un cine: ves la escena más grande y no ves el cuadro completo. Como resultado, su fe se distorsiona y se vuelve ineficaz.

La oración es uno de los medios más eficaces para movilizar la fe. Utiliza oraciones poderosas escritas en frases sencillas para ayudarte a avanzar en tu viaje por el desierto.

Versículo para recuperar a tu esposo

Proverbios 3:5
«Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.».

En la vida y en el matrimonio, todo debe comenzar con la dependencia y la confianza en el Señor. La guía de Dios de una persona y de un matrimonio es la clave de la verdadera felicidad. Buscar la voluntad de Dios llevará a la pareja por el camino correcto.

Efesios 5:28
«Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama».

Los cónyuges deben esforzarse por amarse mutuamente y anteponerse desinteresadamente a su cónyuge.

Marcos 10: 9
«Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre».

La Biblia establece claramente que el matrimonio debe ser una relación inalienable. Es importante recordar, especialmente en tiempos difíciles, que el matrimonio es un fundamento bíblico que ambas partes deben respetar y honrar.

1 Corintios 7: 10-11
«Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer».

De nuevo, cuando se trata del matrimonio, la unidad es el objetivo final. Es importante recordar que Dios puede ayudar a reparar incluso las relaciones más rotas, incluso cuando hay problemas entre marido y mujer.

Dios bendice la unión, e incluso cuando surgen problemas, confiar en Dios en medio de las dificultades puede ayudar a reparar la ruptura.

Colosenses 3: 13-14
«soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.»

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia de la Mujer Rencillosa?

El perdón es importante para un matrimonio sano.

Es inevitable que los maridos y las esposas estén en desacuerdo, pero lo que más importa es cómo cada uno afronta su propio dolor, frustración y rabia.

Es importante recordar que Cristo nos perdona, y por eso debemos perdonar los pecados de los demás contra nosotros, especialmente de nuestro cónyuge.

Efesios 4: 31-32
‘Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.».

Los maridos y las esposas deben tratarse mutuamente con amor y compasión. Estos versículos de Efesios nos recuerdan lo que Dios ha hecho por la humanidad y reiteran la importancia de incorporar este elemento del perdón en todas las relaciones, incluido el matrimonio.

Proverbios 24: 29
«No digas: Como me hizo, así le haré; daré el pago al hombre según su obra.».

La venganza es a menudo la primera reacción de una persona cuando es herida por otros, pero seguir ese plan es claramente antibíblico. Esto puede dañar a otros y, por lo tanto, dañar las relaciones. En su lugar, concéntrese en ser maravilloso y mostrar amor, incluso en medio del dolor que su cónyuge está causando.

Efesios 4: 26
«Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,».

Recomendaciones finales

Una buena estrategia es expresar todo el remordimiento y el arrepentimiento antes de que acabe el día para no irse a la cama enfadado.

Santiago 4: 6
«Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.».

La humildad es importante. El orgullo puede empeorar las relaciones porque nos ciega al punto de vista de la otra persona y nos hace pensar sólo en nuestros propios sentimientos y opiniones personales sobre ciertos temas. Si el orgullo te molesta, llévalo a Dios, que puede ayudarte a deshacerte de esta desagradable cualidad.

1 Corintios 16:14
«Todas vuestras cosas sean hechas con amor».

El amor es el antídoto. Recuerda que debes seguir amando a tu cónyuge, incluso cuando sea difícil. Porque con la amabilidad y el cuidado de tu pareja, puedes superar cualquier dificultad.

Espero haberte bendecido con este artículo. Puedes dejarme tus comentarios y tus peticiones de oración en los comentarios.

Dios te bendiga!!!

Fuente bíblica: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

2 Comments

  1. lilibeth fernandrz de nava
    • Consejero Espiritual

Leave a Reply