Edificadores Versículos Bíblicos de Perdón al Prójimo

Seamos lo bastante claro con esto. Perdonar a los demás (y a ti mismo) muchas veces es más fácil de decir que de hacer. Sin embargo, no tiene por qué serlo.

Entonces, la próxima vez que se sienta herido por las acciones de alguien o abrumado por la frustración por una situación que ocurrió, busque consejo en la Biblia.

De esa manera, no comenzará a sentir todos los efectos secundarios negativos del estrés de esas situaciones en su mente, cuerpo y alma.

¿No está seguro de dónde buscar versículos bíblicos sobre el perdón? No se preocupe, ya que el perdón se encuentra en toda la Biblia.

Recopilamos los versículos bíblicos claves en las escrituras sobre el perdón que lo ayudarán en todo tipo de situaciones de perdón.

Estos versículos de la Biblia no solo serán excelentes pautas a seguir cuando se trata de perdonar, sino que también le enseñarán por qué el perdón es tan importante.

Estos versículos bíblicos serán de mucho provecho si esta iniciando un proceso de perdón, si ya tienes mucho tiempo atravesando por uno o si en el futuro se te presenta una situación como esa.

¿Qué dice la biblia acerca del perdón?

Estos versículos de la Biblia sobre el perdón le recordarán el perdón de Dios y le ayudarán a ser mejor perdonando también.

Otras Personas Están Viendo  ¿Cuántas Veces Aparece en la Biblia Amarás a Tu Prójimo Como a Ti Mismo?

Versículos para pedir perdón a una persona

Mateo 18:21-22
21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Mateo 18:15
15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

Mateo 6:14-15
14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;
15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Proverbios 17:9
9 El que cubre la falta busca amistad; Mas el que la divulga, aparta al amigo.

Lucas 6:37
37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

Marcos 11:25-26
25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

Lucas 17:3-4
3 Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale.
4 Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.

Lucas 6:27
27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;

Otras Personas Están Viendo  Versículos Falta de Perdón ¿Cómo Enfrentarlo?

Efesios 4:32
En vez de eso, sean bondadosos y misericordiosos, y perdónense unos a otros, así como también Dios los perdonó a ustedes en Cristo.

Colosenses 3:12-13
12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Mateo 6:12
12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Santiago 5:16
16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Lucas 23:34
34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

Ejemplo de Perdón en la biblia

Parábola del acreedor que no perdonó

Mateo 18:23-35

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.

24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.

25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.

Otras Personas Están Viendo  Versículos Bíblicos para Perdonar y Superar una Infidelidad

29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.

32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.

33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

El Deber de Perdonar al Prójimo

Como vemos en esta parábola anterior, podemos ver que Dios desea que perdonemos a los que nos ofenden y a los que nos hacen mal. Nuestra vida depende mucho del perdón, pues si no perdonamos a los que nos ofenden, nuestro Padre Celestial tampoco nos concederá el perdón.

Por mayor que sea la ofensa recibida, nunca la podremos comparar con las ofensas que continuamente le hacemos a Dios.

Por lo tanto, si nuestro Dios nos perdona por las ofensas que le hacemos, ¿Por qué no perdonar a un hermano que nos ofendió o nos faltó? Tu salud espiritual y emocional es más importante que esa ofensa.

Dios desea que usted perdone, por su propio bien, libérese de ese peso que no le dejará avanzar en la vida ni realizar sus sueños.

Fuente: Biblia Reina Valera 1960

Comenta y comparte