Ejemplos de Personas con Amargura en la Biblia ¿Cómo Evitarla?

Ejemplos de Personas con Amargura en la Biblia

Consecuencias de la amargura según la Biblia

La amargura destruye la mente, el alma y el cuerpo. La amargura es como beber veneno para ratas y esperar a que la rata muera.

En última instancia, la amargura nos mata. Físicamente, provoca enfermedades, y espiritualmente, nos impide experimentar la paz que Dios quiere que tengamos.

Ejemplos de amargura en la Biblia

El ejemplo más claro de amargura en la Biblia es la historia de Noemí en el libro de Rut. Noemí perdió a su marido y a sus dos hijos y se quedó con dos nueras, Rut y Orfa.

Noemí les dijo a Rut y a Orfa que volvieran a su tierra, y Noemí tenía la intención de volver a su tierra natal. Ambas se negaron, diciendo que querían quedarse con Naomí.

Pero Noemí dijo: «No, hijas mías; que mayor amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová ha salido contra mí.» (Rut 1:13) e insistió en dejarlas ir. Aquí Noemí expresa su amargura hacia la situación y hacia Dios.

Síntomas de la amargura

Rut acaba volviendo a Judá con Noemí, mientras que Orfa sigue regresando a su tierra natal. Cuando Noemí y Rut llegaron a Belén, todos estaban contentos, pero Noemí dijo. «No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso. Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?» (Rut 1: 20-21). El nombre de Naomi significa «agradable» y «Mara» significa «sufrimiento».

La situación de Naomi cambia entonces drásticamente. Rut conoce y se casa con Booz, su salvador, y Jesús nace de la familia de Rut y Booz.

Si estás tan amargado como Naomi, debo decirte que hay esperanza. La Biblia nos muestra claramente los signos de la amargura «Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.» (Efesios 4:31).

¿Cómo superar la amargura y resentimiento según la Biblia?

En breve te presento 7 síntomas de que la amargura y el resentimiento quieren visitar tu corazón:

Otras Personas Están Viendo  Versículos Sobre Perdonar a Nuestros Enemigos y Perseguidores

Estás manteniendo una conversación imaginaria con alguien en tu cabeza:

Todos sabemos que cuando sentimos dolor hacia alguien, hay un sinfín de parloteos y ruidos en nuestra mente. Ensayamos lo que queremos decirles y lo que queremos que nos digan.

Sientes la tentación de calumniar a alguien:

Te sientes reivindicado al calumniar a alguien que te ha hecho daño. Puedo ir inmediatamente a mis amigos y contarles la situación.

Con suerte, me dirán lo que quiero oír: que tenía razón, que se lo merecía y que no me culpan. A veces sientes que no puedes vengarte de forma tangible, así que les calumnias en secreto y les haces daño indirectamente. Eso es un síntoma de amargura.

Repites conversaciones y experiencias una y otra vez en tu mente:

Cada vez que reproducimos una conversación o una experiencia en nuestra mente, ya sea una conversación o una experiencia, permitimos que el pasado aparezca en el presente.

Jesús vino a redimir nuestro pasado, incluso las partes que no son resultado de nuestros pecados. Pero cuando los revivimos, no se lo permitimos.

Como dice el apóstol Pablo en Filipenses 3:13, «pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante».

¿Te alegras de que otros fracasen?:

Mi pregunta es ¿sientes alguna satisfacción en el sufrimiento o la dificultad que este pasando otra persona? Alegrarse de la desgracia ajena es malo y pecaminoso, como dice Pablo en Efesios 4. La amargura muestra que albergamos resentimiento en nuestros corazones.

Cada vez que escuchamos el nombre de alguien, nos sentimos resentidos:

Todos hemos experimentado la rigidez de los músculos y el rechinar de dientes cuando oímos el nombre de cierta persona.

Esto es de esperar cuando estás profundamente herido, pero también es una señal de que no has perdonado completamente a la persona.

No te comportas de forma natural con la gente:

Cuando sentimos dolor hacia una persona, es difícil comportarse como lo haríamos normalmente con ella.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia Si Mi Esposa Me Engaña? ¿Qué Hago?

Quejas muy frecuentes:

Una de las señales claves para poder identificar la amargura, es la frecuente queja contra Dios por las circunstancias vividas.

1 Tesalonicenses 5:18 dice: «Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.» ¿Pero por qué debemos dar las gracias? Podemos agradecer a Dios que utilice nuestras circunstancias para el bien.

No hay nada que se desperdicie a los ojos del Señor. Podemos agradecerle con toda confianza por las circunstancias que estamos atravesando.

Aunque quizás las situaciones no se vean muy esperanzadoras, pero nuestro Dios tiene el control de todo, incluyendo tu vida y tu situación.

5 Pasos para vencer la amargura según la Biblia

En Efesios 4:32, Pablo nos dice lo que debemos hacer para soltar la amargura y encontrar la cura de la misma «Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.»

Un amor incondicional:

El amor incondicional es lo que tenemos que brindar para liberarnos del sufrimiento y curarnos. No es fácil ser una persona que ame incondicionalmente.

Pero amar incondicionalmente es la mejor muestra de amor que el Señor Jesús nos enseñó. El mundo está acostumbrado al «ojo por ojo», así que cuando mostramos bondad inmerecida, estamos mostrando la gracia y la misericordia de Dios.

Muestra compasión:

Un corazón bondadoso significa mostrar misericordia y compasión. Cambiar mi forma de pensar del resentimiento a la bondad tuvo el mayor impacto en mí cuando me curé de mis resentimientos pasados.

Practicar la compasión con los que me han dañado en el pasado me ha dado una nueva perspectiva y me ha ayudado a apreciar mis propias experiencias.

Perdona para liberarte:

Se supone que todos sentimos dolor. Todos hemos herido a otros, incluso sin querer, y todos hemos herido incluso a Dios.

El perdón está en el corazón del evangelio de Jesucristo. Sin el perdón, no hay salvación. Entonces, si Jesús nos perdona, ¿no deberíamos también perdonar a los demás?

Parece que confundimos el perdón con un «acto puntual», pero no suele ser así. El perdón es a menudo un proceso que requiere que crucifiquemos constantemente nuestros pensamientos y sentimientos.

Otras Personas Están Viendo  Consecuencias de No Perdonar Según la Biblia

A veces hay que volver a perdonar cada día, y a veces hay que decirlo una y otra vez. «No, no hay resentimiento. Perdono a esta persona como Cristo me perdonó. Me declaro libre de este pensamiento en el Poderoso Nombre de Cristo Jesús.»

Permite que Dios gobierne tu vida:

Cuando desconfiamos de Dios a causa de nuestras circunstancias, debemos darnos cuenta de que estamos dudando de su soberanía. Noemí en Rut dudó de la soberanía de Dios.

No podía entender cómo quitarle a su marido y sus hijos podía ser algo bueno. Para ser sincero, no la culpo. Es una gran tristeza la que hay que afrontar.

Pero seamos honestos, tenemos que trabajar mucho para poder decir eso. En este mundo, tenemos una visión demasiado estrecha del «fin».

Generalmente pensamos que nuestro final es el final, pero en realidad, cuando el verdadero final llegue, la historia de Dios sólo se desarrollará y nos mostrará lo lleno de su amor que está. Miraremos atrás y comprenderemos y apreciaremos lo que ha hecho.

Ora con fe por esa persona que te faltó:

Una forma positiva de soltar y sanar es orar hacia la situación y pedirle a Dios que la use para el bien, que nos ayude a ver esto, y orar por la persona con la que estás enojado o enojada. La oración puede ayudarnos a ablandar nuestros corazones y a ser amables, gentiles y a perdonar.

Trata de buscar ayuda de personas cristinas maduras en la fe:

Muchos de nosotros hemos vivido circunstancias y acontecimientos terribles que no podemos superar por nosotros mismos.

Cuando la amargura domina nuestra vida, el acompañamiento cristiano profesional puede ayudarnos. Dios no quiere que pasemos por esta vida solos. Nos ha dado personas competentes para ayudarnos cuando lo necesitamos.

Dios te bendiga mucho!!!

Comenta y comparte

Leave a Reply