Enfermedades del Alma Seg├║n la Biblia

Enfermedades del Alma Seg├║n la Biblia

Las enfermedades del alma que la Biblia confirma

La Biblia dice ┬źRespondiendo Jes├║s, les dijo: Los que est├ín sanos no tienen necesidad de m├ędico, sino los enfermos. 32 No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.┬╗ Lucas 5:31.

La raz├│n de esta frase se desprende claramente del contexto. Lev├ş fue llamado en el contexto de la recaudaci├│n de impuestos (era recaudador de impuestos), pero al ser llamado por Cristo y recibir el poder de la palabra, ┬źY dej├índolo todo, se levant├│ y le sigui├│.┬╗ (v28).

Se levant├│, le sigui├│ y le prepar├│ un banquete, para dar a Cristo una promesa y un testimonio de su amor. v. 29 ┬źY Lev├ş le hizo gran banquete en su casa; y hab├şa mucha compa├▒├şa de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos.┬╗

Cristo siempre vino con una recompensa. Lev├ş dio de comer a Cristo, y Cristo dio de comer a Lev├ş en forma de salvaci├│n.

Cuando Cristo asisti├│ a esta fiesta, los fariseos empezaron a quejarse. v. 30: ┬ź┬┐Por qu├ę com├ęis y beb├ęis con publicanos y pecadores?┬╗ Los fariseos se enfadaron porque hab├şa entrado a comer con los publicanos.

Los recaudadores de impuestos eran considerados los peores pecadores y los m├ís impuros. Sin embargo, los fariseos no se ofendieron por el pecado del recaudador de impuestos, sino porque Cristo se hab├şa presentado como el hijo de Dios y ahora estaba compartiendo con las peores personas de ese tiempo (hablando moralmente).

Cristo, era un estorbo de salvaci├│n para algunos, pero para estos jud├şos era una piedra que les ofend├şa. Mientras otros lo aceptaban, los l├şderes religiosos tropezaban con ├ęl. Acusaron a Cristo de comer con pecadores.

Pero examinemos sus acusaciones contra Cristo y veamos lo infundadas que son. Acusaron a Cristo de connivencia con los pecadores.

En primer lugar, Cristo no hizo más que actuar conforme a su misión. Su Padre le ordenó que viniera a salvar a los pecadores (1 Timoteo 1:15).

En segundo lugar, Cristo estaba con los pecadores, no para pecar con ellos, sino para sanarlos de sus pecados.

Cristo escucha esta acusaci├│n infundada y responde en silencio a los celosos fariseos de la Biblia. ┬╗ Los que est├ín sanos no tienen necesidad de m├ędico, sino los enfermos.┬╗ vers├şculo 31.

Es como si Cristo hubiera dicho: ┬źUstedes los fariseos tienen raz├│n en lo que piensan, no necesitan un Salvador. Pero estos pobres recaudadores de impuestos est├ín enfermos y a punto de morir. He venido como m├ędico para curarlos.┬╗

┬źAs├ş que no te enfades por el acto de misericordia. Ya que no quieres que te cure, no me impidas curar a otros. Una persona sana no necesita un m├ędico, pero una persona enferma necesita un m├ędico┬╗.

Enfermedades del alma en la Biblia

En general, hay dos partes en esta afirmaci├│n. El paciente moribundo y el m├ędico sanador. El moribundo es el ┬źenfermo┬╗.

Teor├şa 1: El pecado es una enfermedad del alma. Isa├şas 53:4: ┬źCiertamente llev├│ ├ęl nuestras enfermedades┬╗. La palabra hebrea significa ┬źnuestras enfermedades┬╗.

El hombre ha estado sano desde el principio, sin enfermedad mental, sin enfermedad ni dolor. Hay belleza y gloria perfectas en el alma.

Los ojos son claros, el coraz├│n es puro y las emociones est├ín afinadas en la m├ís dulce armon├şa por el dedo de Dios.

Sin embargo, Ad├ín comi├│ el fruto prohibido, enferm├│, y habr├şa muerto para siempre si Dios no hubiera encontrado la manera de devolverle la salud al alma.

┬┐En qu├ę se parece el pecado a una enfermedad? ┬┐Cu├íl es la enfermedad del alma? Y que la enfermedad del pecado es la peor de todas las enfermedades.

Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Qu├ę Dice la Biblia Cuando Alguien Te Ofende? ┬┐Qu├ę Hacer?

┬┐En qu├ę se parece el pecado a una enfermedad?

El pecado puede compararse a una enfermedad por la forma en que es contagioso. En primer lugar, generalmente las enfermedades suelen transmitirse por descuido. Algunas personas se resfr├şan porque se quitan la ropa.

Cuando Ad├ín desobedeci├│ el mandato de Dios, la Biblia dice que comenzaron las enfermedades. No pudo permanecer en el jard├şn. Su pecado convirti├│ un mundo celestial en un hospital.

El pecado es comparable a la enfermedad, por su propia naturaleza. La enfermedad viene principalmente del aire, y se propaga por todo el cuerpo, afectando a todas las partes del cuerpo, incluida la cabeza, el est├│mago, etc., perturbando todo el organismo.

El pecado no se queda en una parte, sino que se extiende a todas las facultades del alma y a todas las partes del cuerpo.

Isa├şas 1:5-6 dice ┬ź┬┐Por qu├ę querr├ęis ser castigados a├║n? ┬┐Todav├şa os rebelar├ęis? Toda cabeza est├í enferma, y todo coraz├│n doliente. 6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en ├ęl cosa sana, sino herida, hinchaz├│n y podrida llaga; no est├ín curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.┬╗

El pecado corrompe el entendimiento. El pecado ha puesto un velo sobre nuestro entendimiento, una niebla sobre nuestros ojos, y no conocemos ni a Dios ni a nosotros mismos. (Jerem├şas 4:22).

Nuestro entendimiento es impuro (1 Corintios 2:14). Sin el Esp├şritu de Dios ungiendo nuestros ojos, no podemos juzgar las cosas espirituales, como un ciego no puede juzgar los colores.

Llamamos bueno al mal y malo al bien, llamamos dulce a lo amargo y amargo a lo dulce (Isa├şas 5:20). Bajo el agua, un palo recto parece doblado. En el entendimiento natural, una l├şnea recta de la verdad parece torcida.

Partes de nuestro cuerpo que se enferman por el pecado

Nuestra memoria se enferma con el pecado. Al principio, la memoria era como un armario de oro que guardaba a buen recaudo la verdad de Dios, pero ahora es como un colador o un recipiente agujereado que deja escapar todo lo bueno.

Mucha gente recuerda las tonter├şas, pero ha olvidado las verdades b├şblicas. Esto es un indicativo de que el pecado te ha cautivado..

Nuestra voluntad se puede enfermar por el pecado. La voluntad es la rueda maestra y principal del alma, pero qu├ę imprevisible y ca├│tica es. En la creaci├│n, la voluntad es como el cuerpo humano.

Pero ahora est├í distorsionada por el pecado, confusa y como una vara de hierro que no cede ante Dios. La Biblia dice en Juan 5:40: ┬źy no quer├ęis venir a m├ş para que teng├íis vida.┬╗ Los malvados prefieren morir antes que acudir a un m├ędico.

Las emociones se enferman tambi├ęn por el pecado. En primer lugar, est├í el afecto del deseo. Un enfermo desea lo que le es perjudicial. Desea grasa, cuando no la puede comer. El hombre natural est├í enfermo, por eso desea lo que es malo para ├ęl.

No tiene deseo de Cristo, no tiene hambre ni sed de justicia, sino que busca lo malo. Anhela que se satisfagan sus pecados y ama la muerte (Proverbios 8:36).

Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Cu├íntas Veces Aparece Barrab├ís en la Biblia? ┬┐Y Qui├ęn Fue?

La conciencia se enferma por el pecado. Tito 1:15 ┬źPues hasta su mente y su conciencia est├ín corrompidas.┬╗. La conciencia est├í equivocada y atada por cosas pecaminosas (Juan 16:2).

Hechos 26:9 dice ┬źYo ciertamente hab├şa cre├şdo mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jes├║s de Nazaret;┬╗. La conciencia desv├şa a las personas del camino correcto.

Consecuencias de las enfermedades del alma

La enfermedad debilita y debilita el cuerpo. Los enfermos no pueden caminar. Esta enfermedad del pecado debilita as├ş el alma. En Romanos 5:6 dice ┬źPorque Cristo, cuando a├║n ├ęramos d├ębiles, a su tiempo muri├│ por los imp├şos.┬╗

El inocente Ad├ín era en cierto sentido un ser angelical, capaz de servir a Dios con rapidez y piedad. Pero el pecado trajo enfermedad a su alma, y esa enfermedad cort├│ la llave de su poder, y ahora hab├şa perdido todo poder para servir a Dios.

El pecado nos hace d├ębiles, espiritualmente asfixiantes e incapaces de expresar nuestro fuerte deseo de Dios. Deber├şamos pensar en esto cuando nuestra misi├│n est├ę muerta o nuestra devoci├│n divina se vea agotada.

La enfermedad cubre la belleza del cuerpo. La cita es del Salmo 39:11: ┬źCon castigos por el pecado corriges al hombre, y deshaces como polilla lo m├ís estimado de ├ęl; Ciertamente vanidad es todo hombre. Selah┬╗

Al igual que la polilla consume la belleza de la materia, el brote de la enfermedad del pecado consume la belleza del cuerpo. El pecado es una enfermedad del alma, que cubre la gloria y el brillo del alma y la hace palidecer de oscuridad.

Del mismo modo que el rostro de una persona se desfigura y horroriza a causa de una enfermedad, dificultando su reconocimiento, tambi├ęn el alma de una persona cambia tr├ígicamente a causa del pecado (pierde su imagen divina), dificultando su reconocimiento.

Joel 2:31 dice ┬źEl sol se convertir├í en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el d├şa grande y espantoso de Jehov├í.┬╗ El pecado convierte el hermoso sol que brilla en el alma en tinieblas sombr├şas.

Donde la gracia ha comenzado a obrar, la belleza del alma no se ha restaurado completamente y es como el sol bajo una nube.

La enfermedad del pecado quita el sentido del gusto. Los enfermos del alma no pueden saborear la dulzura de la Palabra de Dios. Por eso los pecadores pierden el gusto de las cosas espirituales a causa de la enfermedad del alma.

La Palabra de Dios es pan sabroso y vino de consuelo. Pero el pecador no puede saborear su dulzura. El hijo de Dios, transformado por la gracia, saborea la Palabra.

Salmo 19:10 dice ┬źDeseables son m├ís que el oro, y m├ís que mucho oro afinado; Y dulces m├ís que miel, y que la que destila del panal.┬╗

La enfermedad del alma roba la alegr├şa de vivir. Los enfermos no tienen alegr├şa y su vida es una carga. As├ş, no hay verdadero consuelo para el alma pecadora, y su risa es s├│lo el sue├▒o placentero del enfermo.

Lista de enfermedades del alma seg├║n la Biblia

Adán destruyó la relación con Dios cuando pecó y llenó el alma de enfermedades. A continuación se enumeran algunas de las enfermedades más graves.

  • El orgullo es la arrogancia del alma.
  • La lujuria es el calor del alma.
  • El error es la gangrena del alma.
  • El adulterio es la plaga del alma.
  • La hipocres├şa es la locura del alma.
  • La dureza del coraz├│n es la piedra del alma.
  • La ira es la locura del alma.
  • La malicia es el lobo en el pecho.
  • La lujuria es el c├íncer del alma.
  • La torpeza espiritual es la enfermedad del alma.
  • La apostas├şa es la epilepsia del alma.
Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Por Qu├ę Jesus le Dijo a Pedro Apacienta mis Ovejas?

┬┐C├│mo sanar el alma seg├║n la Biblia?

En el cap├ştulo 4 del Evangelio de Juan, se nos da un ejemplo de c├│mo Jes├║s cura las enfermedades profundas que perturban nuestra vida. Despu├ęs de un largo viaje, Jes├║s se detiene en un pozo para beber agua.

Se enfrenta a la samaritana y le revela que sabe que su pasada relaci├│n sexual ha afectado a su vida. Ten├şa que afrontarlo, reconocerlo y confiar en que Jes├║s la curar├şa.

Entonces fue sanada, sali├│ y se lo cont├│ a la gente de su alrededor, y comenz├│ un avivamiento en aquel pueblo.

1. Afrontar la realidad.

El primer paso hacia la curaci├│n es admitir que existe un problema. La samaritana sab├şa que necesitaba ayuda. Y cuando Jes├║s vio a trav├ęs de su apariencia exterior su coraz├│n, ella estaba lista.

En otras palabras, debemos estar dispuestos a ser conducidos a un lugar seguro. Si queremos seguir escondi├ęndonos de la curaci├│n, Jes├║s no puede curar la enfermedad de tu alma.

2. Cuidar de uno mismo.

Una vez que te has enfrentado a ella y la conoces, ya no hay vuelta atrás. Normalmente se cura rápido, pero en el caso de las heridas emocionales, lleva tiempo y esfuerzo. Puede que se sienta solo, pero no lo está.

Dios est├í contigo. ├ël estaba contigo entonces y est├í contigo ahora. Salir con gente ┬źsegura┬╗ y hablar con otros cristianos puede ayudar.

Esto se debe a que, con el tiempo, se puede aprender a reprimir los recuerdos. Pero a trav├ęs de Su Palabra y con otros, Jes├║s nos lleva al pasado y nos muestra el problema claramente.

Cuando lo reconozcas, aprendas de ello y lo afrontes, Dios lo redimirá. Redención significa pagar el precio, recuperar.

Jes├║s te compr├│ a precio de sangre muchos a├▒os antes de que ├ęl caminara sobre la tierra. La Biblia dice a trav├ęs de Isa├şas que, es por sus heridas por las que somos curados. Y este tipo de sanidad no es solo del cuerpo, tambi├ęn esta incluida el alma.

┬źMas ├ęl herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre ├ęl, y por su llaga fuimos nosotros curados┬╗. (Isa├şas 53:5)

3.Compartir.

Cuando te enfrentas a ello, aprendes de ello y lo afrontas, comienza la curaci├│n y ocurren cosas asombrosas. Creces a partir de ├ęl. Dios moldea nuestro car├ícter como un alfarero moldea la arcilla.

Puede crear obras maestras a partir de imperfecciones. Despu├ęs de que Jes├║s curara a la mujer samaritana, ella sali├│ de su escondite y se lo cont├│ a los dem├ís. Mucha gente escuch├│ su historia y crey├│ que Jes├║s era el Mes├şas.

Todos andamos por ah├ş con heridas. Pero bajo las heridas hay posibilidades. Existe la posibilidad de una nueva vida en la tierra y de la vida eterna. Pero debemos creer que si acudimos al Gran M├ędico, viviremos el futuro de forma saludable.

Dios te bendiga!!!

Comenta y comparte

Leave a Reply