Hombres y Mujeres en la Biblia que Tuvieron Miedo ¿Cómo Lo Vencieron?

Hombres y Mujeres en la Biblia que Tuvieron Miedo

Hombres y mujeres que tuvieron temor en la Biblia

El miedo nunca es una emoción bienvenida. La gente común experimentará el miedo innumerables veces en su vida. Así que no es de extrañar que la Biblia contenga muchas historias sobre el miedo. Muchos de los grandes personajes de la Biblia se enfrentaron al miedo en sus viajes terrenales.

Hay muchas otras historias de miedo en la Biblia, que tal vez no se cuenten. No te sorprendas al saber que nuestro Señor Jesús mismo experimentó el miedo. Exploremos los orígenes del miedo humano.

El miedo descrito en la Biblia se encuentra en el libro del Génesis. Bajo el plan perfecto de Dios, los primeros humanos, Adán y Eva, no tenían miedo. Vivían en perfecta comodidad y paz. En el Jardín del Edén, Dios mismo estaba con ellos todos los días.

Pero en cuanto tomaron el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, se apartaron de la bondad de Dios y cayeron en la naturaleza pecaminosa.

Esta fue la caída de la humanidad. Fue también en esta época cuando la humanidad fue golpeada por primera vez por el miedo.

Cuando Dios vino a ellos por la noche y tuvo comunión con ellos, descubrieron que tenían miedo porque eran conscientes de lo que habían hecho mal.

El miedo a Dios y el miedo al mundo.

En toda la Biblia sólo hay dos tipos de miedo: 1. el miedo a los problemas terrenales y 2. el miedo al Señor. Cuando tememos al Señor, demostramos que le tememos y le amamos.

Proverbios 1:7 lo expresa perfectamente «El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.». Al mismo tiempo, Dios repite en varias formas en la Biblia que no hay «nada que temer». ¿No es esto una contradicción?

No es contradictorio en absoluto. Esto se debe a que el miedo en sí mismo no desagrada al Señor. Lo que desagrada a Dios es nuestra reacción y el motivo de nuestro miedo.

¿Qué personajes bíblicos tuvieron miedo?

En breve te muestro citas bíblicas de personas que tuvieron miedo:

Adán y Eva

«Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.» Génesis 3:10.

Otras Personas Están Viendo  7 Madres en la Biblia que Marcaron la Diferencia

Aunque en esta cita bíblica Adán es quien responde a la pregunta de Dios «¿Dónde estás tú?» pero es más que evidente que ambos se escondieron por el miedo que sintieron.

Jacob

«Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía.» Génesis 28:16

Moisés

«Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.» Éxodo 3:6

Aarón y los Israelitas

«Y Aarón y todos los hijos de Israel miraron a Moisés, y he aquí la piel de su rostro era resplandeciente; y tuvieron miedo de acercarse a él.» Éxodo 34:30

Saúl

«Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo.» 1 Samuel 17:11

«Entonces Saúl cayó en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Samuel; y estaba sin fuerzas, porque en todo aquel día y aquella noche no había comido pan.» 1 Samuel 28:20

David

«pero David no pudo ir allá a consultar a Dios, porque estaba atemorizado a causa de la espada del ángel de Jehová.» 1 Crónicas 21:30

Elías

«Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.» 1 Reyes 19:3

Isaías

«Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.» Isaías 6:5

Jeremías

«6 Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.» Jeremías 1:6-7

Daniel

«Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin.» Daniel 8:17

Jonás

«Jonás se levantó, pero para huir a Tarsis, lejos de la presencia del Señor. Y descendiendo a Jope, encontró un barco que iba a Tarsis, pagó el pasaje y entró en él para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del Señor.» Jonás 1:3

María la madre de Jesús

«Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.» Lucas 1:29-30

José el esposo de María

«Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a tierra de Israel. Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región de Galilea,» Mateo 2:21-22

Los pastores al nacer Jesús

«Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.» Lucas 2:9

Otras Personas Están Viendo  Poderosos Versículos Para Mujeres Tristes y deprimidas

Apóstoles que tuvieron miedo

Los apóstoles también sintieron esa sensación de miedo o de temor en algunas ocasiones, veamos dos de ellas:

En la tempestad

«Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es este, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?» Lucas 8:24-25

«Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! 31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? 32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.» Mateo 14:28-32

¿Cómo vencer el miedo según la Biblia?

La Biblia dice: «Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.» (Filipenses 4:6). No se trata sólo de no temer, sino también de aprender qué hacer en lugar de preocuparse.

La oración no es una oportunidad para hablar con el Padre sobre tus preocupaciones y entregárselas a Él para que las controle. Como dice el siguiente versículo.

«Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.» (Filipenses 4:7).

En la Biblia encontramos una increíble cantidad de versículos en donde Dios nos manda no tener miedo. La Biblia nos dice que la clave para superar el miedo es dejarlo a un lado, y que «no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio» (2 Timoteo 1:7).

¿Cómo vencer el miedo a la manera de Dios?

Pero, ¿Cómo podemos poner en práctica estos versículos y vencer el miedo a la manera de Dios? Para superar el miedo, tenemos que recordar que somos hijos de Dios, creadas por Él y formadas en su buen plan.

«Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.» (Isaías 43:1).

Mientras sigamos la voluntad de Dios, ¡no tenemos nada que temer! Así que veamos cinco pasos que podemos dar ahora mismo para romper con el miedo y superar el miedo con la fe.

– Oración

La Biblia dice: «Por nada estéis afanosos y sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios». Dile a Dios lo que necesitas y dale las gracias por lo que ha hecho» (Filipenses 4:6). No se trata sólo de no preocuparse y no temer, sino también de aprender qué hacer en lugar de preocuparse.

Otras Personas Están Viendo  15 Versículos de Fe para Mujeres Atribuladas

La oración no es simplemente una serie de repeticiones diarias. Es una oportunidad para hablar con el Padre sobre tus preocupaciones y entregárselas a Él para que las controle. Como dice el siguiente versículo.

«Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.» (Filipenses 4:7).

Cuando expresamos nuestros temores en la oración, Dios nos lleva a experimentar su cuidado amoroso más profundamente y nos ayuda a superar los temores que enfrentamos.

– Mantente tranquilo

¿Alguna vez le has dicho a alguien que «se quede tranquilo»? ¿O has estado alguna vez en un conflicto y alguien te ha dicho esto? Piensa en estas situaciones por un momento. ¿Le ha ayudado esta frase?

Sin embargo, «tranquilízate» es exactamente lo que te recomendaría. ¿Qué necesitas hacer? Quédate quieto. Despacio. Tómatelo con calma y prepárate, no sólo cuando tengas miedo, sino como una forma de vida.

«Estad quietos, y conoced que yo soy Dios» (Salmo 46:10)

Este versículo nos recuerda que, si queremos sentir la presencia de Dios, tenemos que dar cabida conscientemente a su voz en nuestras vidas y pensamientos. Debemos practicar el silencio con regularidad para poder utilizarlo eficazmente cuando surja la ansiedad.

– Concentración.

Cuando alguien te dice que te concentres, rara vez te da instrucciones sobre cómo concentrarte o en qué concentrarte. Pero la Biblia es muy clara en este punto

«Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.» (Filipenses 4:8).

Así que cambia tu enfoque. No basta con evitar pensar en la preocupación, sino que hay que dirigir conscientemente los pensamientos hacia algo nuevo.

Es bueno tener una lista de cosas buenas en las que pensar: cosas que te inspiran, cosas que son verdaderas, cosas que te alegran, etc.

Anota todo esto como recordatorio. Es bueno escribir estas cosas como un recordatorio para pensar en ellas, porque es la manera más eficaz de salir del miedo según la Biblia.

– Únete a una comunidad

Aunque todos necesitamos tiempo para alejarnos y respirar, no estamos destinados a pasar la vida solos. Dios nos llama a «no descuidar el congregarnos» (Hebreos 10:25) y procurar «animaos unos a otros, y edificaos unos a otros» (1 Tesalonicenses 5:11).

Las relaciones sólidas que nos animan y sostienen son importantes «Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero» (Eclesiastés 4:10). Somos una vida en común y nos necesitamos cada día, especialmente cuando nos sentimos aplastados por las preocupaciones.

Hoy en día, podemos llamar o enviar un mensaje de texto a un amigo, elogiar a alguien en una red social o visitar a un familiar cuando estamos preocupados. Aproveche estas conexiones.

– La práctica

Algunas de estas sugerencias son más naturales que otras, y todas son fáciles de ignorar. Hay que practicarlos todos los días.

«No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.» (Gálatas 6:9).

Estos consejos que te he mencionado anteriormente no sirven de nada si no se ponen en práctica. Cree en ellos y practícalo todos los días. Tus resultados serán increíbles. Te lo dice alguien que padecía de mucho miedo y hoy soy nuevo en el Señor.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply