Mujeres que Ayunaron en la Biblia ¿Debo Hacerlo?

Mujeres que Ayunaron en la Biblia

Mujeres de la biblia que ayunaron

El ayuno es una disciplina espiritual que consiste en negarse a sí mismo algo (normalmente comida) para poder disfrutar de algo de Dios.

Uno de los ejemplos más contundente del ayuno de una mujer, es la historia de Ester. Ella se vio en una situación muy delicada, la cual ponía en peligro su vida y la de su pueblo.

La Biblia dice que ella ayunó junto con sus doncellas y mandó a todo el pueblo de Dios para que todos ayunaran. Si has leído ese hermoso libro te darás cuenta de la gran victoria que Dios le dio.

Mujeres que ayunaron en la Biblia

Estas mujeres que te presento a continuación fueron mujeres de oración y ayuno en la Biblia:

Ana, la madre de Samuel

1 Samuel 1:18
Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

La reina Ester

Ester 4:15-17
15 Y Ester dijo que respondiesen a Mardoqueo: 16 Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. 17 Entonces Mardoqueo fue, e hizo conforme a todo lo que le mandó Ester.

Ana, la profetisa

Lucas 2:36-37
36 Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.

Otras Personas Están Viendo  Mujeres Profetas en la Biblia en el Nuevo Testamento y Antiguo

¿Debo ayunar?

Cuando la Biblia habla del ayuno, suele hacerlo en relación con la comida. Sin embargo, lo que la gente come (o no come) depende de ella. Por ejemplo.

  • Moisés pasó 40 días sin pan ni agua (Deuteronomio 9:9).
  • Ester no comió ni bebió durante tres días (Ester 4:15-17).
  • Daniel no comió manjares, carne ni vino durante tres semanas (Dan 10:3). En otras palabras, comía para vivir, no para disfrutar.

La Biblia no da reglas estrictas sobre lo que se puede o no se puede comer durante el ayuno. Esto se debe a que el ayuno no trata de lo que hacemos (o no hacemos), sino de lo que le pedimos a Dios que haga en nuestras vidas.

¿Cuánto tiempo debo ayunar?

La Biblia reitera varios tiempos de ayuno. Los siguientes son ejemplos.

  • En 1 Samuel 20:26, después de una batalla devastadora, todos los israelitas ayunaron durante un día.
  • En Ester 4:16, Ester pide a los judíos que ayunen durante tres días antes de acudir al rey en nombre de los judíos.
  • En 1 Samuel 31:13, los israelitas ayunaron durante siete días para llorar la muerte de Saúl.
  • En Deuteronomio 9:9-18, Moisés ayunó durante 40 días antes de recibir los Diez Mandamientos.
  • En Mateo 4, Jesús ayunó la misma cantidad de tiempo antes de comenzar su ministerio.

¿Cómo debemos programar nuestro ayuno?

Pídele al Señor. Él te dará los detalles exactos cuando te guíe en tu ayuno.

Mira el calendario. ¿Tienes un evento importante que no puedes hacer rápidamente? ¿Vas a organizar una cena en casa? ¿Tienes vacaciones? Si quieres mantener tu compromiso con el Señor, planifica tu ayuno de manera que puedas cumplir con tus deberes y responsabilidades.

Otras Personas Están Viendo  Poderosos Versículos Para Mujeres Tristes y deprimidas

¿Qué debo hacer durante el ayuno?

Un ayuno sin orar o sin leer la Palabra de Dios no garantiza el éxito del mismo. Todos los personajes de la Biblia que oraron, lo hacían realizando dos actividades: lectura de las Escrituras y la oración.

Quizás no puedas interrumpir tus actividades para estar a solas durante tu ayuno, pero puedes sacar momentos durante tu tiempo de trabajo o si atiendes a tus hijos.

Durante el día puedes sacar un momento para leer las Sagradas Escrituras y reflexionar en las maravillas del Señor para con nosotros.

Debes recordar durante tu ayuno el propósito de por qué lo estás haciendo y ponerlo delante del Señor. Sé que estas ocupada, pero Dios verá tu esfuerzo y te premiará por ello.

¡Pero si soy madre! ¿Cómo no voy a cocinar?

¡No puedo! Pues mis niños necesitan ser alimentados. Los almuerzos aún deben ser preparados. La familia aún necesita de mi ayuda.

Explícale lo que estás haciendo y pídeles que oren por ti. Aprovecha durante la preparación de la comida para explicarles por qué estás ayunando y cómo esperas ver la mano de Dios.

Aprovecha esta oportunidad para enseñar a sus hijos sobre el ayuno y la oración. Puedes iniciar una conversación sobre lo que Dios está haciendo en tu vida.

¿Puedo decir a otras personas que estoy ayunando?

El ayuno no puede ocultarse a los miembros de la familia, pero la Biblia enseña claramente que el ayuno debe ser lo más privado posible.

He aquí algunas palabras de Jesús sobre el ayuno.

«Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.» (Mateo 6:16-18).

Otras Personas Están Viendo  Según la Biblia ¿De Dónde Salió la Mujer de Caín?

En Lucas 18:10-14, Jesús enfatizó esto al reprender a los fariseos que trataban de llamar la atención ayunando en público.

«Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. 11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que este descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.»

Lo más importante durante tu ayuno

Cuando ayunas, puede ser tentador pensar que eres un ser superespiritual o que Dios está muy complacido contigo cuando ayunas.

De hecho, Dios ya se complace en ti (Romanos 8:1). Él te acepta no por lo que haces o dejas de hacer, sino porque te creó y te redimió mediante Su sacrificio, no el tuyo.

Así que el ayuno no es un regalo que le hacemos a Dios, sino un regalo que Él nos hace. En última instancia, ayunamos bajo la gracia, no bajo la ley. No es una regla, sino una relación con Dios.

¿Por qué no se habla más del ayuno?

Francamente, no lo sé. Es un tema que llama mucho la atención. Es un tema que ocupa mucho espacio en la Palabra de Dios, pero del que no se habla a menudo en nuestro mundo cristiano.

A medida que aprendo más sobre el ayuno, me doy cuenta de que el ayuno es una disciplina tan importante en mi vida cristiana como la oración y el estudio de la Biblia. Recientemente, Dios ha movido una gran montaña en mi vida a través del ayuno.

Por esto quise compartir este artículo contigo.

Espero haberte bendecido con este artículo. Si tienes alguna petición que deseas que la pongamos en oración, no dudes en dejarlas en los comentarios y con gusto oraremos por ti.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply