¿Por Qué en la Biblia Dios Cambia el Nombre de las Personas?

Por Qué en la Biblia Dios Cambia el Nombre de las Personas

¿Por qué Dios cambiaba el nombre de algunas personas?

¿Por qué Dios cambia los nombres? Los nombres de las personas suelen tener un significado especial. Hoy en día, a los niños se les pone nombres relacionados con los padres o los abuelos, ya sea por respeto o en memoria de ellos.

En los tiempos bíblicos, los nombres tenían significados adicionales, que a menudo indicaban el carácter o la situación de una persona. Por ejemplo, el nombre del rey David significa «Amado» y es conocido como un hombre según el corazón de Dios.

Desde pequeño, me gustaba investigar los nombres de las personas y sus significados. Consultaba algunos libros y páginas de Internet para ver el significado de mis antepasados.

Por eso, cuando empecé a leer la Biblia, me llamó la atención la perfecta correspondencia entre el nombre de una persona y su carácter o posición.

Entonces me di cuenta de que en el Antiguo y el Nuevo Testamento hay relatos en los que Dios cambia los nombres de las personas. Quería saber por qué Dios había tomado una medida tan drástica.

Y en cada caso descubrí que Dios quería dar a la persona una nueva visión para su vida o un nuevo papel en su reino.

Aquí hay cinco personas en la Biblia a las que Dios les dio nuevos nombres.

Nombres que Dios cambio en la Biblia

En breve te muestro a quienes en la Biblia Dios les cambió el nombre:

De Abram a Abraham

Dios llamó a Abram (antes de que su nombre fuera cambiado por Abraham) de entre los paganos. No sabemos por qué Dios llamó a Abram y no a los demás.

Las Sagradas Escrituras así lo confirman. «Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.» (Génesis 12:1-2).

No sabemos por qué Dios eligió a Abram y no a los demás, pero esa pregunta la podemos responder si nos hacemos la interrogante, ¿por qué nos eligió a nosotros y no a los demás?

Está claro que no depende de quiénes somos nosotros, sino de quién es Dios. «Y se fue Abram, como Jehová le dijo» (Génesis 12:4).

No hay ninguna indicación de que Abram dijera: «¿Quién eres tú, Señor?». No hay ninguna indicación de que haya dicho: «Yo soy el Señor».

Tampoco hay indicios de que haya dudado o reflexionado sobre lo que Dios le había dicho antes de marcharse. Sólo dice que hizo lo que el Señor le ordenó.

El Señor sabía que Abram confiaba plenamente en El, lo cual demostró con su obediencia. Así que dijo: «Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. 2 Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera.» (Génesis 17:1-2).

Otras Personas Están Viendo  ¿Dónde Dice la Biblia que la Salvación es Individual?

«Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.» Genesis 17:5

Dios cambió el nombre de Abram, que significa «padre noble», por el de Abraham, que significa «padre de todos los pueblos» o «padre de las multitudes».

Dios cambió el nombre de Abraham cuando cambió su papel en el futuro. Su nombre evidenciaba lo que Dios le había prometido «Padre de todas las naciones.»

Sarai a Sara.

La esposa de Abraham, Sarai, también se cambió el nombre. En el mismo capítulo leemos que Dios cambió el nombre de Abram por el de Abraham.

«Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre. Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.» (Génesis 17:15-16).

El nombre de Sarai fue cambiado a Sara, y por la misma razón Dios cambió el nombre de Abram. Sarai significa ‘mi princesa’, como si su honor fuera sólo para su propia familia.

Pero Sara significa ‘princesa’, y será la princesa de muchas naciones, no sólo de su familia inmediata, y así como Abraham será llamado el padre de muchas naciones, Sara será llamada la princesa de muchas naciones.

Dios cambió el nombre de Sara por el papel que desempeñó en la historia. Dios cambió su nombre porque su nombre es importante en su propósito y plan.

Pablo y Pedro

En una de las historias de conversión más convincentes de la Biblia, Saulo acababa de recibir una carta de un líder religioso judío en la que se le decía que fuera a Judea para perseguir la iglesia.

Esto le dio esencialmente el poder de golpear, encarcelar y en algunos casos apedrear a los creyentes hasta la muerte. Ya había acordado apedrear a Esteban hasta la muerte (Hechos 7:58).

En Hechos 9:1 leemos que «Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.» (Hechos 9:1).

Saúl tenía una misión, esa era destruir la Iglesia, pero Jesús sabía que había dicho: «Ni la muerte prevalecerá contra la Iglesia» (Mateo 16:18), así que Jesús se encontró con Saulo en el camino a Damasco y le dijo: » Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» (Hechos 9:4).

Saulo debe haber estado desconcertado sobre cómo podía perseguir a Jesús cuando ni siquiera lo conocía. La iglesia es el cuerpo de Cristo, y cualquiera que persiga a la iglesia está en realidad persiguiendo al Señor Jesucristo.

Después de que Pablo fuera ordenado como apóstol de los gentiles, cambió su nombre de Saulo (que significa «destructor») a Pablo (que significa «pequeño»).

Saulo, el destructor de la iglesia, era ahora el pequeño Pablo, o Pablo el Apóstol.

Y está el caso del apóstol Pedro, que se llamaba Pedro, pero que luego cambió su nombre por el de Cefas. Jesús cambió su nombre de Pedro (Pedro significa ‘piedra pequeña’ o ‘roca’) a Cefas (que significa ‘roca’).

Otras Personas Están Viendo  ¿Dónde Dice la Biblia Escapa por tu Vida? Significado

Dios cambió el nombre de Pedro para adaptarlo a su identidad en la iglesia.

Imagina que pasas de ser uno de los muchos pescadores del lago de Galilea a ser uno de los pilares de la Iglesia de Cristo. Ese es el tipo de cambio que experimentó Pedro.

Su cambio de nombre fue realizado por el propio Señor. Simón significa «el que oye» o «el que escucha», y probablemente lo describe bien, ya que pasó la mayor parte de su tiempo en el mar. Pero todo cambió el día en que su hermano Andrés lo llevó a Jesús.

Al verlo, Jesús le dijo: «Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas» (Juan 1:42).

Pedro no sabía en ese momento el maravilloso papel que Dios había planeado para él. Pero sí sabía que lo único que tenía que hacer era responder al llamado de Jesús e ir hacia Él.

«Y yo también te digo, que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca[b] edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.» (Mateo 16:18-19).

Jesús creía que Simón era digno de la gran gloria que iba a alcanzar. Como Pedro, había experimentado el fracaso y el perdón, y había aprendido el poder de ser plenamente conocido y aceptado por su Salvador. Finalmente, en un audaz sermón digno de su nuevo nombre, «La Roca», ayudó a construir la iglesia de Cristo en la tierra.

«Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida. Y halló allí a uno que se llamaba Eneas, que hacía ocho años que estaba en cama, pues era paralítico. Y le dijo Pedro: Eneas, Jesucristo te sana; levántate, y haz tu cama. Y en seguida se levantó.» (Hechos 9:32-34).

El Señor me ha guiado a través de diferentes períodos de mi vida, no me ha cambiado el nombre. Pero ha cambiado mi vida y las circunstancias que antes me afectaban.

Jacob

Jacob nació unos segundos después de su hermano gemelo Esaú, lo que hace que su nombre sea aún más apropiado. El bebé, cuyo nombre significa «el que agarra del talón», se agarró literalmente a la pierna de su hermano al salir.

Cuando Jacob llegó a la mayoría de edad, su objetivo parece haber sido tener lo que tenía Esaú como primogénito. Para hacer honor a otra definición de su nombre: «un tomador de lugar» o «alguien que toma el lugar de otros».

Muchos años después, Jacob se enfrenta a todas las maquinaciones de su hermano y teme que Esaú se vengue de él. En Génesis 32, leemos lo que le ocurrió mientras se preparaba para la reunión.

«Y se levantó aquella noche, y tomó sus dos mujeres, y sus dos siervas, y sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc. Los tomó, pues, e hizo pasar el arroyo a ellos y a todo lo que tenía. Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.» (Génesis 32:22-28).

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia de Hablar con los Muertos?

Este nuevo nombre se le dio a Jacob para celebrar su relación directa con Dios. Pero la bendición otorgada a Israel provocó un cambio en él. Finalmente, abandonó la necesidad de luchar por sí mismo y, en su lugar, reconoció la soberanía de Dios sobre su vida y asumió la posición de patriarca.

¿A cuántos se les cambió el nombre en la Biblia?

A cinco personas le fueron cambiados sus nombres. Nuestro Dios es tan maravilloso que no importa lo que éramos antes de servirle. Dios nos cambia de rumbo y de nombre.

La Biblia dice «Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.» Romanos 5:10-12

Antes éramos conocidos por nuestras transgresiones y por nuestra enemistad contra Dios. Hoy Dios cambió nuestro rumbo. Hoy somos conocidos «real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;» 1 Pedro 2:9

Dios cambia nuestros nombres

A los creyentes se les dice que cuando entren en el Reino, Dios les dará un nuevo nombre. No sabemos cuál será ese nombre, pero sí sabemos que Él nos dará a todos un nombre nuevo.

Quizás nuestro nombre refleje nuestro papel en el reino, nuestra personalidad, nuestro carácter, como Abraham, Sara, Pablo y Pedro.

Dios parece llamar a las cosas y a las personas por sus hechos y funciones: Isaías, que anunció la salvación, significa «la salvación del Señor»; Ezequiel, que dejó un libro alentador sobre el futuro de Israel, significa «Dios fortalecerá». El nombre de Jesús, como el de Josué, significa «Dios salva».

Cuando Dios te cambia el nombre

Dios ha preparado un nuevo nombre para ti. Se le revelará cuando Cristo regrese con la nueva Jerusalén.

«Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.» (Apocalipsis 3:12).

Ese nombre puede estar estrechamente relacionado con lo que hizo en la nueva Jerusalén, o con lo que hizo cuando estuvo en la tierra.

El apóstol Juan escribe: «Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.» (Apocalipsis 2:17).

No sé cómo nos llamaremos tú o yo, pero sí sé que un nuevo nombre está por llegar.

Esperamos haberte bendecido con este artículo. Si necesitas una oración, puedes escribirme en los comentarios para hacerlo.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply