¿Por Qué Jesus Dijo Tengo Sed en la Cruz? Significado

Por Qué Jesus Dijo Tengo Sed en la Cruz

Significado de la quinta palabra de Jesús en la cruz

 Tengo sed significado bíblico

La cruz no fue un acontecimiento sencillo. La muerte de Cristo en la cruz fue la clara respuesta de Dios al hombre caído. No encontramos juicio, sino gracia. En lugar de una retribución, es un regalo de salvación de Dios.

El Señor abraza el sufrimiento de la humanidad, en lugar de castigar. Los matices de esta realidad pueden verse en la declaración de Cristo en la cruz. Jesús proclamó el perdón y la salvación a todos los que quisieran escuchar y responder, hasta su último aliento.

Una de las declaraciones de Jesús en la cruz es «Tengo sed». Esta declaración parece contrastar en cierto modo con otras declaraciones que hizo en la cruz.

Por ejemplo, «Padre, perdónalos. Porque no saben lo hacen» es una clara petición de perdón para los que se relevaron contra él.

Sin embargo, su declaración de sed parece ser diferente. La frase no se centra en el Padre ni en la multitud de abajo, sino en él mismo en la cruz. Quizá por eso la frase llama tanto a la atención.

¿Qué significa tengo sed?

Jesús tenía sed.

¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo tengo sed? Esto puede parecer una simplificación excesiva. Tendemos a interpretar las palabras de una manera demasiado espiritual.

También podríamos relacionarlo con la llamada de Cristo a tener «hambre y sed de justicia» (Mateo 5:6) y con su frase: «Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.» (Apocalipsis 22:17).

Estas conexiones interpretativas no son necesariamente erróneas, y los estudios textuales pueden ser un buen punto de entrada para la meditación y el estudio bíblico. Estos estudios pueden llevarnos a profundizar en nuestra fe y revelar verdades más profundas para nuestra vida.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia Sobre la Celebración de la Navidad? ¿Es Mala?

Sin embargo, debemos preguntarnos. ¿Se refería Jesús a estas dos palabras cuando las dijo? Creo que no.

Hay que mirar el contexto de las palabras. Tendemos a pensar que el dolor de la cruz se refiere sólo a los clavos clavados en las manos y los pies de Cristo.

Pero no hay que olvidar que la crucifixión tuvo lugar después de haber sido conducido por las calles, golpeado por los guardias romanos y escupido por los espectadores.

Sólo después de este humillante desfile le clavaron las manos y los pies. Peor aún, fue levantado en una viga de madera y ridiculizado y burlado por aquellos a los que había venido a salvar.

Finalmente, este acto se hizo cada vez más difícil y doloroso al ser crucificado bajo el caluroso sol del mediodía. Los romanos desarrollaron este tipo de castigo precisamente con este propósito.

La cruz era un medio para infligir el máximo sufrimiento. Su efecto fue tan grande que se creo un nuevo término para esto, «agonía» o «insoportable», para describirla.

Fue en este lugar de agotamiento físico donde Jesús declaró su hambre y su sed. La combinación de estar bajo el sol durante mucho tiempo y el sufrimiento físico debe haber causado una deshidratación grave.

Jesús dijo que su sed estaba motivada por el hecho de que la gente realmente necesitaba alimento y ayuda. En la cruz, Jesús estaba físicamente sediento.

Este hecho es importante si no queremos negar la humanidad de Cristo. Una de las primeras herejías contra las que luchó la Iglesia fue el llamado «taoísmo».

Esta herejía decía que Jesús no experimentó ni hambre ni sed, ni alegría, ni dolor. Ellos enseñan que Jesús, la segunda persona de la Trinidad, no experimentó el dolor de la cruz.

La fe cristiana es diferente. Los cristianos creemos que Jesús es plenamente humano. Jesús era un ser humano de carne y hueso como cualquier otro. Comió, bebió agua, dormía, se rio y lloró.

Jesús no se libró de la crucifixión por una escapatoria divina. Jesucristo, Dios encarnado, fue crucificado. Esto es crucial para nuestra fe porque nos dice que Jesús entró en lo más profundo de la vida humana.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia Cuando los Hijos Se Van de Casa?

Creer que Cristo no fue a la cruz de ninguna manera es creer que hay algo en el hombre en lo que Jesús no entró. Esto se niega rotundamente en toda la Biblia.

Jesús asumió el sufrimiento humano y se convirtió en el camino de la salvación. Por este hecho, podemos estar seguros de que nada en nuestra vida está fuera del amor salvador de Cristo. Porque él tuvo sed, nuestra sed también puede ser saciada.

 ¿Qué significa tengo sed de Jesús?

No se puede comprender plenamente el Evangelio si no se entiende que Jesús era un ser humano de carne y hueso. Pero Jesús no era un ser humano corriente. Jesús era plenamente humano y plenamente divino al mismo tiempo.

Jesús es la segunda persona del Dios Trino. Su existencia terrenal es Dios encarnado. Así, Jesús es el ungido de Dios, el agente de la salvación y la redención de Dios. A esto nos referimos cuando utilizamos los términos Mesías y Cristo.

Cuando Juan nos dice que Jesús dijo: «Tengo sed», agrega: «para que la Escritura se cumpliese» (Juan 19:28). Juan recoge aquí dos pasajes de los Salmos.

En primer lugar, en el Salmo 69:21 dice: «Me pusieron además hiel por comida, Y en mi sed me dieron a beber vinagre.». Esto es exactamente lo que ocurre en los Evangelios.

Cuando los soldados se enteran de que Cristo tiene sed, acercan a la boca de Jesús una esponja empapada en vino agrio.

Del mismo modo, gran parte de lo que ocurrió en la cruz se hace eco del Salmo 22. El Salmo 22 contiene las palabras «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?».

El verso 15 dice además: «Como un tiesto se secó mi vigor, y mi lengua se pegó a mi paladar, y me has puesto en el polvo de la muerte.».

Por último, el versículo 18 dice: «Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.» Estos y muchos otros versículos profetizan la vida, la muerte y la resurrección de Jesús.

En otras palabras, Jesús no apareció de la nada. Jesús es precisamente la persona a la que las Escrituras hebreas señalan continuamente.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia Sobre las Relaciones Sexuales en el Noviazgo?

Al recrear escenas del propio pasado de Israel, Jesús declara que él es el camino de la salvación. Lo que Israel esperaba del Mesías se ha cumplido en Jesús.

La salvación plena sólo puede encontrarse en él. Por lo tanto, la proclamación de su sed es un cumplimiento de las escrituras del Antiguo Testamento y una prueba de que Jesús es el Mesías tan esperado.

No hay tiempo para discutir todas las formas en que Jesús cumplió la historia profética de Israel, pero los estudiosos estiman que cumplió unas 400 profecías mesiánicas.

Tengo sed: Prueba de la humanidad de Cristo

No debemos enfatizar un aspecto de la existencia de Cristo a expensas del otro. Si hacemos demasiado hincapié en Jesús como el Mesías divino, corremos el riesgo de hacerlo distante, separado e inaccesible.

Enfatizar demasiado la humanidad de Cristo podría convertir a Jesús en uno de los sabios santos de una época pasada.

Sus palabras pueden ser inspiradoras, pero su presencia desaparece de nuestras vidas. Una fuerte fe en el cristianismo une a ambos.

Cristo no tenía dos naturalezas opuestas diferentes. Jesús tenía una sola naturaleza: la misma naturaleza humana y la misma naturaleza divina. Jesús era de carne y hueso.

Jesús sintió las emociones que nosotros sentimos y experimentó el dolor que nosotros experimentamos. Jesús también tuvo hambre y sed, como nosotros. Pero Jesús es también Dios encarnado.

«Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,» (Colosenses 2:9). Por eso es capaz de hablar a los anhelos más profundos de nuestro corazón. Jesús puede tocar lo que nadie más puede tocar.

Sólo Él tiene perdón, gracia y misericordia. Su amor es para nosotros, sin importar nuestras circunstancias. Porque Él es plenamente Dios, podemos estar seguros de que nada está más allá de su poder en el cielo o en la tierra.

Es porque Jesús tuvo sed en la cruz que es capaz de satisfacer los deseos más profundos de nuestras almas. Es porque Jesús fue rechazado y maltratado que puede ofrecernos el consuelo cuando nos sentimos abandonados.

Es porque Jesús murió en la cruz que nos recibe en el lugar de la muerte y nos transforma en un lugar de vida eterna.

Dios te bendiga!!!

Comenta y comparte

Leave a Reply