¿Por Qué Jesús Entró a Jerusalén Montado en un Burrito?

Por Qué Jesús Entró a Jerusalén Montado en un Burrito

Jesús montado en un burrito

Cuando Jesús entró en Jerusalén, uno podría haberse preguntado por qué montó en un burro cuando había tantas otras maneras.

No montó en un carro ni en un caballo, sino en un burro ensillado con el manto de otro. De este modo, Jesús envió un mensaje notable a las multitudes que le esperaban.

¿Cómo encontraron el burro los discípulos?

Cuando Jesús y sus discípulos se acercaban a Jerusalén, Jesús ordenó a dos de sus discípulos que fueran a una aldea (sin nombre) y trajeran un asno «Diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.» (Mateo 21:2).

Jesús también les dice a los dos discípulos cómo deben responder cuando les preguntan por qué llevan el burro (Mateo 21:3).

Los dos discípulos hicieron lo que Jesús les ordenó y encontraron el burro a la entrada del pueblo. Un transeúnte (Lucas revela que era el dueño del asno) preguntó, pero los discípulos utilizaron exactamente lo que Jesús había respondido (Lucas 1:16).

«El Señor lo necesita.» (Lucas 19:34). El dueño quedó satisfecho con esta respuesta y dejó que los discípulos se llevaran el burro (Marcos 11:6).

¿Por qué Jesús eligió un burro y no otro animal?

Jesús eligió un burro para su entrada triunfal en Jerusalén y no otro animal, para cumplir la profecía mesiánica de Zacarías, simbolizar la paz y la humildad, y diferenciar su reinado del de los reyes terrenales que buscaban el poder militar.

Cumplimiento de la Profecía

    • Zacarías 9:9: «Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu Rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.»
    • Mateo 21:4-5: «Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, manso, y sentado sobre una asna, y sobre un pollino, hijo de animal de carga.»
Otras Personas Están Viendo  Cuáles son las 7 Potencias Mundiales de la Biblia: Un Análisis Profundo

Simbología del Burro

    • Juan 12:14-15: «Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él, como está escrito: No temas, hija de Sion; he aquí tu Rey viene, montado sobre un pollino de asna.»
    • Lucas 19:35-36: «Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. Y a su paso tendían sus mantos por el camino.»

Simbolismo y Contexto Histórico

  1. Rey de Paz: En la antigüedad, los reyes montaban caballos cuando iban a la guerra, pero montaban burros cuando venían en son de paz. Al montar un burro, Jesús estaba declarando que venía en paz y no como un conquistador militar.

  2. Humildad y Accesibilidad: El burro es un animal humilde, asociado con los pobres y la gente común. Esto refuerza la imagen de Jesús como un rey accesible y cercano a todos, no solo a los poderosos y ricos.
  3. Profecía Mesiánica: Al cumplir la profecía de Zacarías, Jesús se estaba identificando claramente como el Mesías prometido, lo cual era un reconocimiento importante para los judíos que esperaban su venida.

¿Por qué Jesús entró en Jerusalén montado en un burrito?

¿Por qué Jesús entro a Jerusalén en un burro? La entrada de Jesús en Jerusalén se suele denominar la entrada triunfal y se asocia a que Jesús es el Rey de los Judíos.

La entrada de Jesús en Jerusalén es similar a la coronación de los reyes de la época. En el Antiguo Testamento, el Mesías y la realeza estaban estrechamente vinculados.

Sin embargo, Jesús entró en Jerusalén montado en un burro joven, que nadie había montado antes (Lucas 19:30). Se trataba de un espectáculo extraordinario, a diferencia de las procesiones solemnes que solían acompañar a los reyes en aquella época.

¿Por qué Jesús montó en un burro? Otros puntos

Fue claramente intencional. El hecho de que Jesús montara en un burrito tiene muchos significados Divinos. Se pueden mencionar al menos tres elementos importantes.

Jesús es un rey: En primer lugar, es importante señalar que en este pasaje Jesús acepta su condición de Rey de los judíos. Jesús vino a Jerusalén, la ciudad de David, la ciudad de los reyes.

En la coronación, era costumbre que el rey montara a caballo para distinguirlo del resto del pueblo. Jesús eligió no cualquier burro, sino un burro que nadie había montado antes.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Nos Dice la Biblia Sobre las Malas Amistades? ¿Afectan?

Fue maravilloso para Jesús poder montar este asno por primera vez. Era parte del reconocimiento público de Jesús de que era su rey.

Jesús vino como Rey de la Paz: La imagen de Jesús como rey en Apocalipsis 19 era probablemente cercana a lo que los judíos esperaban. El caballo era un animal majestuoso y a menudo el vehículo favorito de los reyes.

Los caballos eran símbolos de dignidad y poder. También eran animales de guerra. Los reyes montaban a caballo cuando luchaban contra sus enemigos.

Los judíos querían un rey conquistador que hiciera retroceder al ejército romano y pusiera a Israel bajo su dominio. Pero el burro que eligió Jesús fue todo lo contrario.

Jesús no vino a hacer la guerra contra Roma, como la gente esperaba, sino a traer la paz que el ángel había anunciado en su nacimiento (Lucas 2:14). Esta paz no es una paz entre naciones hostiles. Era la paz entre el pueblo pecador y Dios. Jesús no era el rey que el pueblo quería.

La presión de grupo explota el deseo innato del hombre como ser social de mantener un nivel de respeto y aceptación entre sus compañeros. Es difícil subvertir las expectativas de las masas y restaurar la imagen pública.

Aunque la presión de los compañeros y la mentalidad de rebaño son características fuertes, Dios ha declarado claramente que Él no decide lo que está bien o mal por la regla de la mayoría (Deuteronomio 23:2).

Las expectativas humanas no hicieron cambiar de opinión a Jesús. Jesús no respondió al deseo desesperado del pueblo de contar con un conquistador militar que se opusiera y finalmente derrocara a los opresores del Imperio Romano.

¿Cumplió Jesús la profecía montando en un burro?

Sólo en el Evangelio de Mateo se menciona que Jesús iba montado en un asno joven cuando entró en Jerusalén. Además, al igual que en los otros Evangelios, Jesús eligió montar en un burro joven en lugar de un asno adulto (Lucas 19:35).

Pero, ¿por qué Jesús montó un burro? La respuesta tiene que ver con el cumplimiento de la profecía mesiánica. El Evangelio de Mateo fue escrito para un público judío y presta especial atención a demostrar que Jesús es el Mesías.

En consonancia con el enfoque general de su Evangelio, Mateo se esfuerza por incluir un asno para mostrar que Jesús es el cumplimiento de la profecía mesiánica de Zacarías.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia de los Zurdos?

«Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.» (Zacarías 9:9).

¿Tenían los burros un significado especial en la época de Jesús?

En la época de Jesús, el trabajo en el campo podía estar asociado a tiempos de paz. Isaías dice a los israelitas «Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.» (Isaías 2:4).

Araban la tierra con animales como burros y bueyes (Isaías 30:24). Israel vivía en la Tierra Prometida que Dios había dado a Abraham por promesa, por lo que la fecundidad de la tierra estaba estrechamente ligada al favor de Dios.

Dios dijo que si los israelitas eran obedientes, disfrutarían de la prosperidad de la tierra (Deuteronomio 8:6-9; Deuteronomio 11:13-15).

En el Antiguo Testamento, la obediencia a Dios y la paz estaban estrechamente relacionadas (Levítico 26: 3-6). Los burros se asociaban con el trabajo en el campo, lo que puede haber llevado a la asociación de burros en tiempos de paz.

En tiempos de guerra, los hombres abandonaban los campos para luchar juntos contra los enemigos que querían tomar la Tierra Prometida. En esta época, los burros no eran muy útiles en el campo de batalla.

¿Por qué Jesús entro en un burro a Jerusalén? Malas interpretaciones

Curiosamente, Jesús tuvo varias oportunidades durante su ministerio terrenal para sacrificar la obediencia a su Padre y tomar atajos hacia el trono.

Satanás ofreció a Jesús todos los reinos del mundo a cambio de su adoración (Mateo 4:8-9). En el Evangelio de Juan, los cinco mil a los que Jesús dio de comer pensaban que tenían algo que ganar con él y querían hacerle rey (Juan 6:15).

Pilato dio a Jesús un ultimátum para evitar que lo crucificaran (Juan 19:10-11). Incluso en la cruz, otros se burlaron de Jesús para salvarlo y demostrar que era un rey (Lucas 23:35-39).

Jesús pasó por todas estas pruebas en perfecta obediencia al Padre y en fiel sumisión a su voluntad. La entrada de Jesús en Jerusalén montado en un burro también encaja en este amplio relato.

Las multitudes se alegraron porque reconocieron a Jesús como rey. Sin embargo, ellos percibieron su condición de rey de manera diferente.

Gritaron «Hosanna» (que significa «salve»), buscando la liberación terrenal de sus enemigos. Le pidieron a Jesús que volviera a hacer de Israel una potencia mundial, como lo había sido en los tiempos del rey David y del rey Salomón.

Dios te bendiga!!!

Fuente bíblica: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply