┬┐Por Qu├ę la Biblia Dice que Somos Reyes y Sacerdotes?

Por Qu├ę la Biblia Dice que Somos Reyes y Sacerdotes

┬┐Qu├ę significa que somos reyes y sacerdotes?

El vers├şculo donde dice que somos somos sacerdotes y reyes es 1 Pedro 2:9 ┬źMas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, naci├│n santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunci├ęis las virtudes de aquel que os llam├│ de las tinieblas a su luz admirable;┬╗

En este art├şculo quiero mostrarte lo que Pedro nos quiere decir en este vers├şculo. Te invito a leer cada parte para que veas que no eres cualquier cosa.

Seg├║n este vers├şculo somos un especial tesoro para Dios. A veces ignoramos esto. Pero hoy quiero recordarte nuevamente lo que eres para Dios.

┬┐Por qu├ę la Biblia nos llama reyes y sacerdotes?

Primero que todo vamos a ir desglosando por parte, para que entiendas bien el por qu├ę la Biblia nos dice reyes y sacerdotes.

Mira como inicia el vers├şculo ┬źMas vosotros sois┬╗ Esto contrasta con lo que Pedro habl├│ antes, ┬źpero para los que no creen┬╗ y ┬źdesobedientes┬╗.

Los que no creen se representan a s├ş mismos al no alinear sus vidas con la perfecta piedra fundacional que es Jes├║s, y est├ín condenados a la perdici├│n. Caer├ín al suelo porque Jes├║s se ha convertido en una piedra de tropiezo para ellos.

En 1 Pedro 2:9 el ap├│stol da cinco descripciones de lo que somos:

Somos linaje escogido

┬źAhora, pues, si diereis o├şdo a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros ser├ęis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque m├şa es toda la tierra. Y vosotros me ser├ęis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dir├ís a los hijos de Israel.┬╗ ├ëxodo 19:5-6.

Dios le dijo a Mois├ęs que dijera estas palabras al pueblo cuando los israelitas se preparaban para recibir la Ley en el Monte Sina├ş.

Es importante se├▒alar que estas palabras se utilizan aqu├ş en referencia al pueblo de Dios, Israel. Por eso Pedro conecta palabras que originalmente s├│lo se aplican a Israel, y aplica las palabras que describen a Israel ante el Se├▒or al pueblo salvado, la Iglesia.

Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Qu├ę Significa en la Biblia Test├şculo Magullado?

Los cristianos somos el pueblo escogido por Dios, somos el nuevo Israel. Somos piedras vivas, construidas en una casa espiritual.

Ser un linaje escogido, es estar del lado del pueblo de Dios. Somos la familia de Dios, una nueva familia espiritual elegida por Dios.

Real sacerdocio

Antes, Pedro dijo que somos sacerdotes santos. Y ahora declara que somos real sacerdocio. Como cristianos, sabemos que Jes├║s es el Rey y que debemos serle totalmente fieles.

El pueblo de Dios, como familia espiritual, es un sacerdocio real. Debemos ser maestros de la ley de Dios para las naciones. Debemos ser una luz para el mundo, se├▒alando el camino hacia Dios.

Debemos ser los que atraigan a la gente a Dios, no los que les impidan aceptar a Jes├║s. Hemos sido apartados como sacerdotes para no comportarnos como el mundo, sino como Jes├║s.

Pero esta separaci├│n no significa que no tengamos nada que ver con el mundo. Los cristianos suelen pensar que el mundo es pecaminoso y que hay que alejarse de ├ęl.

Pero estamos llamados a llegar al mundo en santidad. Nos relacionamos con el mundo para se├▒alar el camino a Dios y ense├▒ar la verdad de Dios.

Naci├│n Santa

No es s├│lo santidad moral, sino que estamos consagrados a Dios. Como cristianos, debemos ser diferentes y apartados de Dios.

La Biblia dice: ┬źNo os conform├ęis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovaci├│n de vuestro entendimiento, para que comprob├ęis cu├íl sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.┬╗ Romanos 12:2

Dicen que a menudo nos comportamos como el mundo y nos dejamos influir y conformar con la forma de pensar del mundo. En ese caso, estaremos cometiendo el mismo error que el Israel del Antiguo Testamento, tratando de mezclarnos con el mundo en lugar de permanecer como una luz en la oscuridad.

Tenemos que actuar de forma diferente. Tenemos que pensar de forma diferente. Debemos ser diferentes del resto. Debemos ser una naci├│n santa, no como otras naciones.

Pueblo adquirido por Dios

Esta imagen no s├│lo est├í tomada de la ├ëxodo 19, tambi├ęn est├í tomado de los vers├şculos 20-21 de Isa├şas 43.

Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Qu├ę Nos Dice la Biblia Sobre las Malas Amistades? ┬┐Afectan?

┬źLas fieras del campo me honrar├ín, los chacales y los pollos del avestruz; porque dar├ę aguas en el desierto, r├şos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. 21 Este pueblo he creado para m├ş; mis alabanzas publicar├í.┬╗ (Isa├şas 43:20-21).

Esta imagen muestra que somos un pueblo entre todos los pueblos de la tierra y que Dios nos toma como suyos. Una de mis partes favoritas es que somos propiedad de Dios.

No hay nada m├ís precioso que ser propiedad de Dios. Cuando pensamos en qui├ęnes somos, ├ęsta es una buena idea. Pertenecemos a Dios y eso nos hace valiosos.

Noten que se nos ha dado el prop├│sito de proclamar las maravillosas cualidades de Dios que ┬źllam├│ de las tinieblas a su luz admirable┬╗.

Isa├şas explica que cuando el pueblo de Dios sea liberado de Babilonia, proclamar├í las alabanzas y los poderosos hechos del Dios que lo liber├│.

Como posesi├│n especial de Dios, estamos llamados a proclamar su alabanza y sus poderosas acciones a los que nos rodean.

Debemos asegurarnos de que nuestras vidas proclamen la alabanza y el poder de Dios. Somos posesiones especiales de Dios, por lo que debemos proclamar la de Dios.

Debemos decirles lo felices que somos de vivir esta forma de vida. No podemos cansarnos de ser el pueblo especial de Dios. Debemos decirles y mostrarles que esta es la buena vida.

El hecho es que la gente tropieza y cae en la vida porque no pertenece a ese pueblo que anda en la luz de Cristo.

Hemos recibido misericordia

La ├║ltima afirmaci├│n es que somos el pueblo de Dios que ha recibido misericordia. Pedro dice que antes no ├ęramos un pueblo, pero ahora somos.

Evidentemente Pedro se está refiriendo a nosotros los gentiles. Los gentiles no eran antes el pueblo elegido de Dios, pero ahora somos elegidos y formamos parte de la familia de Dios.

Pedro hace alusi├│n a la cita de Oseas 2:23, pero para entender esta cita, tenemos que mirar el contexto de Oseas. Los primeros 13 versos de Oseas 2 nos dicen que la naci├│n Israel ya no es el pueblo de Dios.

Otras Personas Est├ín Viendo  ┬┐Qu├ę Dice la Biblia Sobre los Borrachos?

Est├ín llenos de idolatr├şa e inmoralidad, y Dios ha puesto fin a esta naci├│n. Dios describe el comportamiento de Israel como desleal y dice que Dios los abandonar├í a causa de su deslealtad (2:2).

Mira las escalofriantes palabras de Oseas 1:9. El Se├▒or dice ┬źno sois mi pueblo, ni yo ser├ę vuestro Dios.┬╗ Dios dice que acabar├í con sus alegr├şas y placeres (2:11) y los castigar├í por su deslealtad (2:13).

Leamos ahora Oseas 2:14-23, que describe la reconciliación entre Dios y su pueblo. Porque Dios apela al pueblo, como lo hizo en el Éxodo, y el pueblo respondió.

Pedro est├í diciendo que nosotros somos el cumplimiento de esta profec├şa. Somos el pueblo de Dios. Antes, no ├ęramos pueblo. Pero ahora hemos recibido misericordia.

Algo muy importante, es que cuando dejamos de ser real sacerdocio, naci├│n santa, Dios no nos ve con esos ojos de distinci├│n que dice 1 Pedro 2:9. En otras palabras, ya no seremos parte de ese pueblo escogido.

Dios no nos permite seguir nuestro propio camino. No tiene sentido si no construimos sobre el fundamento, que es Jes├║s. Pedro conf├şa en nosotros, sus oyentes. Somos parte de ese pueblo elegido, y como tales un especial tesoro de Dios.

Dios ha prometido restaurar a su pueblo. Dios ha prometido restaurar las relaciones. Dios promete restaurar la relaci├│n de alianza con ├ęl. Esta promesa se aplica no s├│lo a los jud├şos, sino tambi├ęn a las naciones, a todos los pueblos.

Por eso Pablo nos dice ┬źDigo, pues: Andad en el Esp├şritu, y no satisfag├íis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Esp├şritu, y el del Esp├şritu es contra la carne; y estos se oponen entre s├ş, para que no hag├íis lo que quisiereis.┬╗ G├ílatas 5:16-17

Nosotros somos el pueblo de Dios. No somos del mundo. Somos una posesi├│n especial de Dios, dada por misericordia.

Somos miembros de la casa espiritual de Dios. Somos un pueblo santo. Debemos cortar los deseos de la carne. No debemos hacer caso a los malos deseos de la carne.

No debes ceder a los deseos del pecado. En resumen, somos el pueblo de Dios y debemos comportaros como Dios.

Dios te bendiga!!!

Fuente b├şblica: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply