¿Por Qué la Sangre de Cristo Tiene Poder? 7 Beneficios

Por Qué la Sangre de Cristo Tiene Poder

La sangre de Cristo tiene poder Biblia

La sangre de Cristo tiene poder Biblia Reina Valera. El pacto en la sangre de Jesús trae impresionantes beneficios. El pacto antiguo fue confirmado por el sacrificio de un animal inocente. La sangre era un signo de misericordia porque el animal ocupaba el lugar del hombre o la mujer pecador o pecadora.

Entonces Jesús hizo un nuevo pacto con su propia sangre. Todos los demás pactos hechos en el pasado tenían límites, pero el pacto con Jesucristo no tiene límites porque su muerte fue un evento único. El pacto con nuestro Señor Jesucristo es un pacto por la ETERNIDAD.

La frase la sangre de Cristo tiene poder la he escuchado desde hace ya muchos años, es por esto que hoy quiero hablarte sobre esto a la luz de la Biblia.

En este artículo quiero presentarte con evidencia ¿Dónde dice en la Biblia que la sangre de Cristo tiene poder? Te invito a que sigas leyendo.

La sangre de Cristo tiene poder versículo

1 Corintios 11:25
Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

La sangre de Cristo nos protege de todo mal

Un pacto es un contrato condicional entre dos o más personas. El pacto que Jesús hizo con nosotros es más que un acuerdo verbal o un contrato. Jesús expresó su firme voluntad en la cruz.

Fue crucificado por nuestros pecados y murió como un sacrificio expiatorio atravesado. Cuando Jesús dio su vida por nosotros, hizo un pacto eterno con nosotros.

Este pacto es un pacto que no puede romperse ni se romperá nunca más. Es un pacto con Dios mismo que no puede deshacerse debido a la sangre derramada del unigénito hijo de Dios.

Nuestro pacto con Dios es como un pacto matrimonial, pero más fuerte. Al igual que el matrimonio hace que dos personas sean una, nosotros nos convertimos en uno con Dios cuando hacemos un pacto con Él.

Este es un pacto de más validez que cualquier otro pacto que hayas hecho o cualquier pacto que hayas recibido por nacimiento.

Cuando das el paso de aceptar a Jesús, Su sangre te limpia y reemplaza todos los pactos que se han hecho anteriormente en tu vida. Esa sangre rompe con cualquier pacto anterior, no importa si fue generacional o si fue hecho por ti mismo.

1 Corintios 6:17
Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

La sangre de Cristo tiene poder para sanar

Para nosotros los creyentes, la sangre de Cristo es lo que nos redime y nos limpia de todo pecado. Esa sangre derramada en la cruz del calvario nos hizo libre (Juan 8:36).

La sangre de Cristo nos da la seguridad de que hace miles de años el Señor pagó el precio por nuestras enfermedades. Es decir, que las enfermedades que habían en ese entonces, las que la ciencia encontraría más adelante y las que estamos enfrentando hoy en día Cristo las venció.

Otras Personas Están Viendo  Versículos de Esperanza de Resurrección y Vida Eterna

Podemos estar seguros de que esa sangre nos sana de las enfermedades que nos ha ocasionado el pecado y la maldad de este mundo.

Creo firmemente que la sanidad que ofrece la sangre de Cristo no esta limitada a una enfermedad especifica. Es decir, sana una enfermedad y otras no (como algunos medicamentos).

NO. Esa sangre derramada por el cordero de Dios sana enfermedades incurables, enfermedades sencillas, enfermedades de cualquier área, sin distinción.

Recuerdo que había enfermado por depresión durante dos meses. Fui paciente de psiquiatría, internado durante días en un clínica de mi país.

Los especialistas habían agotado sus recursos, no parecía haber una salida. Pero una vez que Cristo me limpió totalmente de esa enfermedad que me atormentaba, las cosas cambiaron radicalmente.

¿Quién lo hizo? Mi Señor Jesús hace más de dos mil años. Es por esto y muchas cosas más que sigo creyendo en él. No temas, Cristo ya pagó el precio de esa enfermedad que te atormenta.

Los 7 beneficios de la sangre de Cristo

En breve te muestro a través de versículos claves que la sangre de Cristo tiene poder en la Biblia:

La sangre de Cristo habla mejor que las del Antiguo Testamento:

Hebreos 12:24
«A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.»

Caín mató a su hermano por celos porque Dios rechazó su sacrificio y aceptó el de su hermano. El día que Caín mató a Abel, no sólo mató a un hombre, sino que destruyó a toda una generación de su familia.

La sangre de Abel clamaba venganza en el trono de Dios. Porque cuando Abel muriera, la generación aprisionada en su interior no volvería a ver la luz del día. Entonces, ¿por qué dice la Biblia que «la sangre de Jesús «habla mejor que la de Abel»?

Jesús, como Abel, vino a ofrecer un sacrificio mejor que el de «su hermano». Los fariseos y saduceos (como Caín) estaban celosos de Jesús y lo condenaron a muerte junto con los romanos y otros judíos.

Cuando Jesús fue llevado ante Herodes, sabía que sus acusaciones estaban basadas en los celos. Los celos de Caín se transmitieron a su familia.

Cuando Jesús, la representación de Abel, vino a esta tierra, el espíritu de Caín estaba aquí también. La diferencia entre la muerte de Abel y la de Jesús es que, cuando lo mataron, la sangre ante el trono de Dios no clamó por venganza o ira, sino por compasión: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lucas 23: 34).

Jesús no trajo consigo un espíritu de venganza, sino un espíritu de misericordia. La misericordia precede al juicio (Santiago 2:13).

Cuando hacemos un pacto con Jesús, nos cubrimos de sangre que clama por misericordia en nuestras vidas. Debemos darnos cuenta de que todo lo que conseguimos en la vida se debe a la misericordia. No hay lugar para la condena o la culpa porque esa sangre habla de la salvación y el perdón.

La sangre de Cristo nos concede el perdón de nuestros pecados:

Mateo 26:28
«Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.»

El pecado, se refiere a todo lo que hacemos en contra de la palabra de Dios, como el adulterio, la fornicación, la mentira, el robo, el orgullo y la arrogancia.

La sangre de Jesús no sólo cura el pecado. Es un perdón completo y exhaustivo. Cuando una persona encomienda su vida a Dios, hay cosas que ha hecho (o sigue haciendo) que no están de acuerdo con la voluntad de Dios.

Entonces el enemigo saca a relucir la culpa y trata de convencernos de que lo que la persona ha hecho (o sigue haciendo) está más allá del perdón de Dios. Pero la Biblia enseña que cuando nos arrepentimos, todo queda perdonado.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Significa en la Biblia Bástate mi Gracia?

2 Corintios 5:17
«De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.»

Todos los pecados y maldiciones son cancelados por la sangre de Jesús. La ignorancia produce maldiciones, pero cuando llegas a conocer la verdad (la verdad que te hace libre), su sangre corta el poder de todas las maldiciones.

Lo que hizo tu padre no tiene derecho a afectarte porque la sangre de Jesús está impresa en ti. La muerte de Jesús te ha salvado de los pecados de tus antepasados.

La sangre de Cristo trae la justificación

Romanos 5:9
«Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.»

La justificación es el proceso por el cual una persona se hace irreprochable. Cuando eres limpiado por la sangre de Jesús, es como si nunca hubieras pecado antes.

Esta sangre te hace justo y, habiendo sido justificado, estás libre de la ira de Dios. Según el sistema legal de Dios, un pecado no puede ser castigado dos veces.

Ningún castigo puede ser contra ti porque Jesús cargó con todo el castigo. Te presentas ante Dios para que te haga justicia, el pasado ha terminado y la puerta de tu destino está abierta.

La sangre de Jesús habla por ti y te limpia completamente. Eres justificado, no por tu propia fuerza, sino por la justicia de Jesús.

La sangre de Cristo te protege

Éxodo 12:7; 12-13

Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer.

12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. 13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

Estamos cubiertos y protegidos por la sangre de Jesús.

En Éxodo 12, Dios está a punto de enviar juicio a la tierra de Egipto, donde están tanto los egipcios como los judíos.

Todos los que viven en la tierra serán juzgados de la misma manera. La sangre es la clave para evitar daños. No nos salvamos porque nos llamen israelitas, sino sólo por la sangre.

Los israelitas que no sigan las instrucciones o no usen la sangre serán procesados igual que los egipcios. Hay un misterio en la sangre de Jesús que las tinieblas y el propio Satanás no pueden entender, y Jesús nos lo revela a nosotros, sus hijos.

La puerta es un punto débil en la pared. Cuando se intenta atacar un reino, por muy fuertes que sean las murallas, el enemigo suele atravesar la puerta o puertas más fáciles de entrar.

Por lo tanto, Dios ordenó a los israelitas que aplicaran sangre a sus puntos débiles. Del mismo modo, debemos invocar la sangre de Cristo Jesús en nuestros puntos débiles.

Otras Personas Están Viendo  4 Admirables Ejemplos de Esperanza en la Biblia

Por ejemplo, si eres arrogante o avaricioso, pídele al Señor que te perdone y te libere. Aplica la sangre donde eres débil para que el enemigo no se aproveche de ti y para que la sangre de Jesús se mantenga firme cuando llegue la tentación.

La sangre de Jesús guarda las «puertas» de nuestras vidas.

Su sangre nos cura de enfermedades

Isaías 53:5
Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

La curación no es obra de tu justicia. Fuiste curado porque Jesús dio su cuerpo por ti. Cuando estés enfermo, invoca el poder de su sangre.

Su sangre nos santifica

Hebreos 10:10
En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

Somos hechos santos como creyentes al ser lavados sin mancha en su sangre. La santificación es el proceso por el cual algo se aparta para un propósito mayor. Estamos destinados a ser instrumentos del amor de Dios.

Su sangre nos redimió para Dios

Efesios 1:7-8
en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, 8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

El concepto de redención es muy poderoso. Redención significa volver a comprar. Pablo utilizó este término porque era fácil de entender en una época en la que se compraban y vendían esclavos.

Los esclavos son redimidos (comprados de nuevo) a sus amos. Si un esclavo pecaba o huía de su amo, el castigo era la muerte, pero se aplicaba el concepto de «autosalvación», en el que el esclavo se esfuerza por su propia salvación pagando a su amo por el derecho a salvarse.

En la salvación cristiana, estamos vendidos en el mercado del pecado y la esclavitud, y Satanás era nuestro amo. Jesús nos redime. Él pagó el precio de todos nuestros pecados con su propia sangre.

Así que si alguna vez has pensado en tu valor, tu valor está en la sangre de Jesús. Jesús nos compró con su propia sangre. Así que tu valor es la vida de Jesús. Y Jesús es Dios. Eso significa que has sido comprado con su sangre y que eres insustituible para él.

Jesús no nos redimió para seguir siendo esclavos. Nos redimió para que pudiéramos ser libres. Cuando Satanás es tu dueño, harás lo que él exige.

Cuando te salvas y eliges servir a Jesús por tu propia voluntad, se te da libertad de voluntad (purificación) para tomar tus propias decisiones.

A través de la expiación de la sangre, se nos da el libre albedrío para decidir a quién vamos a servir. No estamos obligados a servir a Jesús. Lo hacemos porque queremos dar la vida por él.

Cuando Jesús murió en la cruz, redimió al mundo entero, pero pocas personas estaban dispuestas a reconocerlo y servirlo. Si no eliges realmente servir a Jesús, aunque todos se salven, las tinieblas reinarán sobre ellos.

Has sido liberado del dominio y del poder del pecado. Satanás no tiene ningún poder sobre ti. Algunos se preguntarán: «Si no tiene derechos, ¿por qué me sigue persiguiendo? Porque Satanás es un infractor de la ley, un ladrón y un mentiroso.

La revelación del misterio de la sangre es tu protección espiritual (sistema de alarma) que te hace consciente de que puedes invocar la sangre de Jesús cuando el enemigo venga.

Dios te bendiga!!!

Fuente bíblica: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply