¿Por Qué María Magdalena No Reconoció a Jesús Resucitado?

Por Qué María Magdalena No Reconoció a Jesús Resucitado

¿Por qué María Magdalena no reconoció a Jesús?

Me han escrito preguntándome el por qué maría no reconoce a jesús resucitado. En este post quiero mostrarte mi punto de vista sobre este pasaje de la Biblia.

Después de un largo día de trabajo, salí de la oficina para ir a casa. En otoño, el sol se pone antes y ya está oscuro en el exterior. Una figura se interpuso entre mi vehículo y yo.

Al principio pensé que la persona se dirigía a otro edificio, pero luego me di cuenta de que no se movía. La luz del aparcamiento de arriba oscurecía la sombra de su sombrero de su cara.

El miedo me invadió, mientras caminaba hacia el coche con un poco de temor. Con cada paso, mi corazón latía más fuerte.

¿Por qué no me cede el paso? Mi mano agarró el spray de pimienta que tenía en mi bolso. Después de una vuelta, oí la voz de un hombre que decía: «¿No soy yo bienvenido a mi casa?».

El desconocido era mi marido, que había vuelto del servicio militar sin que yo lo supiera. En el aparcamiento, su presencia era aún más aterradora porque aún llevaba su uniforme.

Cuando salté a sus brazos, mi corazón se llenó de alivio. Me alegré, pero no me importó que no me informara de que había vuelto ese día.

María Magdalena también se sorprendió cuando fue a la tumba de Cristo. De su encuentro se desprenden cinco cosas que debemos aprender para conocer a Dios.

Imágenes de Jesús resucitado y María Magdalena

Jesús resucitado y María Magdalena

En breve te muestro 5 puntos claves del por qué María Magdalena no reconoce a Jesús después de resucitar.

1- Conocer a Dios a través de la espera.

En mi caso fue, que encontré a alguien que no buscaba, María Magdalena también encontró a Cristo sorpresivamente. No esperaba ver a Cristo vivo.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Significa Conocer a Una Mujer en la Biblia?

Lo que buscaba era una persona muerta. Fue al cementerio con la intención de ungir el cadáver.

Cuando María y las demás mujeres llegaron al sepulcro, escucharon las profecías de Jesús sobre su muerte y resurrección. Al igual que los discípulos, escucharon estas palabras de Jesús muchas veces, pero no las entendieron.

«No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día.» (Lucas 24:6-7)

Cuando María vio que el sepulcro estaba vacío, corrió hacia Pedro y Juan y les dijo que el cuerpo había desaparecido. Se apresuraron a ir al jardín, pero sólo pudieron ver la ropa de la tumba.

Podemos darle el crédito a Juan por su fe (Juan 20:8), pero el versículo 9 dice: «Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.»

Todos los implicados seguían viendo los horrores de la crucifixión de Jesús según sus sentidos naturales, no según la visión espiritual. Una imagen mental dominó a María. La revelación espiritual la ignoró.

«Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.» (Juan 4:24).

2- La cognición puede verse obstaculizada por preconceptos.

Mis miedos me hizo desconocer a mi esposo. Aunque creía que todavía estaba en el servicio militar, no entendía que fuera él quien estuviera de pie en el aparcamiento.

Cuando Jesús se le apareció a María, ella no lo vio como lo había conocido antes, sino su cuerpo resucitado. La imagen de la carne crucificada, golpeada, azotada y ensangrentada seguía en su interior. Ella lo vio morir. Lo vio enterrado (Marcos 15:45; Lucas 23:55).

Le oyó exhalar su último aliento. Cuando su cuerpo sin vida fue bajado de la cruz y envuelto en lino, se entristeció. Lo vio tirado en un pozo oscuro con una gran piedra tapando la entrada.

Otras Personas Están Viendo  Versículos para Mujeres Solas y Esforzadas

«Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.» (Juan 19:25).

El dolor de María le impidió reconocer al Salvador.

María Magdalena ve a Jesús resucitado. Tuvo que creer que Jesús estaba vivo antes de poder reconocerlo. Mientras buscara el cadáver, nunca encontraría al Salvador resucitado.

Los dos discípulos que siguieron a Jesús en el camino de Emaús no sabían quién era hasta que Él se reveló a través de las profecías (Lucas 24:32). Todavía se lo imaginaban como un hombre muerto.

Tomás necesitó ver y tocar a Jesús antes de creer que el Jesús que había seguido durante tres años seguía vivo (Juan 20:28). Incluso después de que los otros discípulos testificaran que estaba vivo y que lo habían visto, Tomás siguió pensando en la crucifixión.

3- El conocimiento llega a través del contacto personal

María parece haber regresado al sepulcro después de visitar a Pedro y a Juan, y en Juan 20:11 afirma que se quedó fuera del sepulcro y lloró.

Un hombre le habló y le preguntó por qué lloraba. Todavía no conocía al hombre, y pensaba que era el jardinero. Pero cuando Cristo resucitado llamó a María por su nombre, ella supo inmediatamente quién era.

Abrumada por la alegría, se aferró a él. En el camino de Emaús, los dos seguidores tuvieron un encuentro personal con la profecía que Jesús había dicho.

María supo que era el Señor cuando le oyó pronunciar su nombre.

«Las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.»(Juan 10:3)

Esa preciosa voz que le preguntó por qué lloraba era la de Jesús, pero cuando escuchó su nombre en esa voz, se dio cuenta quién le había llamado. Esta constatación la sorprendió. Porque nadie puede llamarla por su nombre, como el Maestro.

El Señor le dio a María una tarea. Para ir a decir a sus discípulos que lo había visto.

Otras Personas Están Viendo  ¿Qué Dice la Biblia de las Mujeres que Salen con Hombres Casados?

4- El reconocimiento es un proceso continuo

Cuando el Señor pronunció el nombre de María, sus ojos fueron abiertos. Pero necesitaba saber cuán profundo era su amor por ella y sus seguidores. Pero ese no es su único objetivo.

Aunque no se la menciona por separado como miembro del grupo en Pentecostés, su devoción al Señor sugiere que formaba parte de un grupo de mujeres, junto con los 11 discípulos y otros seguidores.

«Todos estos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.» (Hechos 1:14).

Al igual que estos discípulos, nosotros también debemos buscar a Dios a través de la oración y seguir estudiando su Palabra para discernir quién es Él en cada área de nuestra vida.

Jesús reprendió repetidamente a sus discípulos por no saber a qué había venido (Marcos 6:52; Marcos 8:17; Juan 14:9).

A pesar de sus milagros, sus corazones seguían endurecidos porque tenían una misión diferente a la que él había venido a cumplir (Hechos 1:6).

5- El reconocimiento nos hace libres.

Aunque seamos sensibles a Dios en algunos aspectos, en otros nuestro corazón está endurecido por las distracciones externas y la desinformación.

Cuando entregamos el control al Espíritu Santo, la verdad de su palabra puede eliminar el dominio de nuestras emociones.

Si queremos conocer a Jesús en nuestra vida cotidiana, debemos mirar más allá de lo material y buscar lo espiritual. En lugar de mirar a la muerte y a la trivialidad, deberíamos mirar a la renovación de la esperanza.

Servimos a un Dios poderoso. Cuando no permitimos que nuestros corazones limiten su poder, podemos ver cómo nace una nueva vida desde las profundidades de la desesperación.

«Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.» (Romanos 8:11)

Cuando nos aferramos a él cada día, nos sentimos capacitados para caminar en la alegría de la resurrección. Se nos da la misma misión que Cristo dio a María. Ve y dile al mundo que ha resucitado.

Dios te bendiga!!!

Comenta y comparte

Leave a Reply