¿Qué Dice la Biblia Acerca del Día de las Madres? ¿Lo Aprueba?

Qué Dice la Biblia Acerca del Día de las Madres

En todo el mundo, el día de las madres, muchas personas se reúnen en iglesias, hogares y restaurantes para celebrar a ese ser que lo da todo por nosotros.

Al igual que en otras fiestas, millones de personas desean sinceramente lo mejor a sus madres y gastan dinero en flores, dulces y regalos.

Sin embargo, muchas personas se limitan a enviar tarjetas o a llamar por teléfono a sus madres para aliviar un sentimiento de obligación o de culpa. Otros ignoran el respeto que sienten por sus madres y siguen su vida como siempre.

El Día de la Madre es un día para reconocer y honrar a esa mujer que te dio la vida y te cuidó, ya sea tu madre biológica, madrastra, abuela o madre espiritual.

El valor de una madre según la Biblia

El mandamiento de Éxodo 20:12 dice «Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.» Puede que no nos demos cuenta de que honrar a nuestros padres conlleva una promesa. Efesios 6:2 afirma que éste es el primer mandamiento que promete una larga vida.

«Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.» Efesios 6:1-3

Debes honrar a tu padre y a tu madre para vivir mucho tiempo en la tierra que el SEÑOR tu Dios te dará. Génesis 21:12

Estos versículos enseñan el gran valor que tiene nuestra madre. Además, Éxodo 21:12 nos dice que no debemos honrar a nuestras madres sólo en días señalados, sino que debemos honrarlas todos los días.

Enseñanza bíblica para el día de las madres

La Bendición de una madre en la Biblia

Las madres tienen tan algo valor, que dice la Biblia que el mismo Jesús se hizo cargo de su madre cuando José (su esposo) ya no estaba.

Cuando estuvo a punto de morir delegó esa responsabilidad en las manos de su discípulo amado.

Cuando Jesús vio a su madre y a su discípulo amado de pie a su lado, dijo a la madre: «Mujer, he ahí tu hijo». Entonces le dijo al discípulo: «He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.» Juan 19:26-27

Nótese que a partir de ese momento la acogió en su casa y que honró a María como a su propia madre, aunque tuviera la suya propia. La maternidad adopta muchas formas.

¿Cómo es el corazón de una madre según la Biblia?

Las mayoría de las mujeres se caracterizan por ser muy amorosas y sentimentales. Ese sentimiento se multiplica por 100 cuando son madres.

El corazón de una madre va más allá de las fronteras normales. Siempre creen en los hijos, siempre ven a sus hijos como vencedores, como un especial tesoro.

Cuando nosotros honramos ese amor incondicional, el Señor nos premia con larga vida, salud y muchas bendiciones mientras vivamos en esta tierra.

Otras Personas Están Viendo  31 Versículos y Promesas de Dios Para Bendecir a los Hijos

Un ejemplo del corazón de una madre fue Noemí. Dice «Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que solo la muerte hará separación entre nosotras dos.». Rut 1:15-17

Noemí se sentía sola tras perder a su marido y a sus hijos. Rut estaba decidida a estar a su lado y a honrarla en todos los sentidos. Su bondad, lealtad, cuidado y preocupación por Noemí fue recompensada por el Señor no sólo con una larga vida en la tierra que le fue dada, sino también con el nacimiento del Mesías de su familia.

El papel de la madre

Las madres son las portadoras de sus hijos, a menudo las principales cuidadoras, y su influencia en ellos es extraordinaria debido al contacto que han tenido con ellos durante sus largos años de crecimiento.

Esto es especialmente cierto si es una madre soltera. Los padres no suelen estar tan disponibles como las madres por diversas razones, como el trabajo, la carrera, los compromisos financieros y otros intereses o la falta de interés. Por lo tanto, las madres tienen una influencia significativa en sus hijos.

«Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir. Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa, y no come el pan de balde. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, esa será alabada.» Proverbios 31:25-30

En 2 Timoteo 1:5 se describe cómo las madres dedican mucho tiempo a educar a sus hijos, para que su fe sea transmitida a sus hijos.

«Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.»

¿La Biblia apoya el día de las madres?

Claro. Todos deberíamos dar gracias a Dios por nuestras madres. Una forma de hacerlo es honrar el Día de la Madre. Aunque en la Biblia no se menciona ese día, debemos tomarlo en cuenta para recordar lo dichoso que somos de tener una madre.

Así como celebramos el día del pastor, el día de la Biblia, nuestra vacaciones, etc. Las madres también merecen un día para dedicarlo a ellas.

«Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.». Deuteronomio 6:6-7

Además de honrar a las abuelas, a las madres y a las suegras, debemos considerar la importancia de las madres espirituales.

Hoy en día, cuando las relaciones malsanas han dejado a muchos niños sin sentirse queridos y sin importancia o creciendo como «niños sin madre», muchos adultos anhelan reunirse con sus madres.

Las madres espirituales a menudo pueden llenar estos vacíos y enseñarnos lo que nunca aprendimos de niños.

Nuestro sentido de la humanidad se nutre de nuestra conexión e identificación con nuestras madres. Las madres espirituales son, por tanto, una parte importante de nuestras vidas.

¿Qué hacer si mi madre y yo no hablamos?

La relación madre-hijo suele estar cargada de ira, decepción y angustia. Puede que tu madre no te proteja, que te haga sentir que nunca eres lo suficientemente bueno, que no haces lo suficiente y que no puedes hablar con ella porque siempre te está criticando.

Otras Personas Están Viendo  Las Mujeres Más Hermosas Según la Biblia

Puede que sientas que no has estado a la altura de lo que ella quería que fueras. Puede que no se haya tomado el tiempo de conocerte, que te haya abandonado, que haya estado demasiado llena de sí misma para estar presente debido a su enfermedad, o que no haya estado presente de ninguna otra manera.

Puede que tú también hayas perdido a tu madre por la muerte y te sientas abandonado. Para algunas personas, puede haber espíritus muy abusivos y/o manipuladores aún activos en su vida actual.

Si este es el caso, lo que puedes hacer es orar por ella y buscar una madre espiritual sana que llene el vacío en tu vida.

Sin embargo, a veces es útil analizar las razones del comportamiento de tu madre para obedecer el mandato de Dios de honrarla aunque cometa errores.

Es posible que no conozcamos todas las razones de las reacciones de nuestra madre en nuestra propia vida. Recuerda que vivimos en un mundo caído y Satanás utiliza la división y el aislamiento para destruir las relaciones y evitar que tengamos una relación fuerte con nuestra madre.

Recuerda que algunas de las formas en las que Satanás afecta a nuestras vidas y a las de nuestras madres están arraigadas en el mundo caído.

Madres ignoradas por la sociedad

Algunas mujeres son degradadas, maltratadas, abandonadas, despreciadas y hechas sentir inferiores por los demás, incluida la sociedad en general.

Las voces de algunas mujeres son inexistentes o ignoradas porque no tienen una posición de autoridad. A nadie le importa lo que estas mujeres piensen, sientan, quieran o necesiten. Las hacen sentirse «menos que humanos».

Las mujeres estigmatizadas se sienten indignas e inadecuadas porque han interiorizado muchas creencias negativas.

Algunos hombres ven a las mujeres como objetos sexuales, joyas, posesiones o trofeos. Muchas mujeres son agredidas sexualmente.

A las mujeres que son tratadas injustamente también se les dice cómo deben vestirse y lucir. Sienten que su cuerpo no les pertenece porque los demás influyen en su aspecto y comportamiento en público.

La Biblia nos dice que debemos respetar a nuestras madres. Es bueno que ores a Dios sobre cualquier situación de abuso que haya tenido tu madre y Él te guiará para resolver el problema.

Madres ejemplares en la Biblia

Eva – Madre de todos los vivos

Eva fue la primera mujer y la primera madre. A falta de un modelo o mentor, allanó el camino hacia la maternidad convirtiéndose en la «madre de todos los seres vivos».

Como Eva tenía una relación con Dios antes de su pecado y caída, probablemente conocía a Dios más íntimamente que cualquier otra mujer desde Eva.

Sara – Esposa de Abraham

Sara es una de las mujeres más importantes de la Biblia. Fue la esposa de Abraham y la madre de los israelitas. Formó parte del viaje de Abraham hacia la Tierra Prometida y de todas las promesas que Dios cumpliría allí.

Sin embargo, Sara era estéril. A pesar de su avanzada edad, quedó milagrosamente embarazada. Sara fue una buena esposa, una fiel ayudante y la arquitecta de Abraham. Su fe es un brillante ejemplo para todos aquellos que necesitan esperar a que Dios actúe.

Rebeca – Esposa de Isaac

Rebeca es otra de las patriarcas femeninas de Israel. Al igual que su suegra Sara, era infértil. Cuando su marido Isaac oró, Dios abrió el vientre de Rebeca y ella quedó embarazada y dio a luz a dos hijos gemelos, Esaú y Jacob.

Otras Personas Están Viendo  3 Mujeres que Desobedecieron a Dios en la Biblia ¿Quiénes Fueron?

Jocabed РMadre de Mois̩s

Jocabed, madre de Moisés, Aarón y Miriam, es una de las madres menos valoradas de la Biblia, pero ella también mostró una gran fe en Dios.

Para evitar las ejecuciones masivas de los niños hebreos, dejó que su hijo fuera a la deriva en el Nilo con la esperanza de que alguien lo encontrara y lo criara.

Dios fue tan bueno que su hijo fue encontrado por la hija del Faraón. Jocabed también se convirtió en niñera de su propio hijo, y el gran líder de Israel creció bajo la influencia Divina de su madre.

Ana – Madre del profeta Samuel

La historia de Ana es una de las más conmovedoras de toda la Biblia. Como muchas madres de la Biblia, sabía lo que significaba ser crónicamente infértil.

En el caso de Ana, fue culpada cruelmente por la otra esposa de su marido. Sin embargo, Ana nunca fue abandonada por Dios.

Finalmente, sus oraciones fueron atendidas. Dio a luz a un hijo, Samuel, e hizo un acto completamente desinteresado para cumplir su promesa a Dios. Dios le dio a Ana cinco hijos más, que fueron una gran bendición en su vida.

Betsab̩ РEsposa de David

Betsabé fue el objeto del adulterio del rey David. David incluso llegó a matar a su marido, Urías el hitita. A Dios le disgustó tanto la conducta de David que permitió que el niño muriera.

A pesar de las desgarradoras circunstancias, Betsabé permaneció fiel a David. Su segundo hijo, Salomón, fue amado por Dios y creció hasta convertirse en el mayor rey de Israel.

De la familia de David nació Jesucristo, el Salvador del mundo. Betsabé tuvo el privilegio de ser una de las cinco únicas mujeres entre los antepasados mesiánicos.

Isabel – Madre de Juan el Bautista

Isabel, que fue estéril en sus últimos años, es otra madre milagrosa bíblica. Concibió y dio a luz a un hijo. Ella y su marido llamaron al niño Juan, como les había dicho el ángel.

Como Ana antes que ella, Isabel entregó a su hijo a Dios, y como el hijo de Ana, se convirtió en un gran profeta: Juan el Bautista. La alegría de Isabel se vio completamente colmada cuando su pariente María, que estaba embarazada del Salvador venidero, fue a visitarla.

María – Madre de Jesús

María es la madre más venerada de la Biblia, la madre humana de Jesús que salvó al mundo del pecado. María aceptó la voluntad de Dios para su vida, aunque todavía era una joven y humilde campesina.

María nunca dudó de su hijo, a pesar de su gran vergüenza y dolor. María gozó del alto favor de Dios y fue un ejemplo de obediencia y sumisión a la voluntad de Dios Padre.

Cuidado con avergonzar a las madres.

El mandamiento de honrar a la madre tiene una promesa, pero es importante recordar que el incumplimiento de este mandamiento dará lugar a una maldición.

Dios ha prometido muchas bendiciones sobre los que honramos a nuestras madres, pero si desobedecemos esos mandamientos el resultado será todo lo contrario. «El que hiriere a su padre o a su madre, morirá.» (Éxodo 21:15).

«Todo hombre que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá; a su padre o a su madre maldijo; su sangre será sobre él.» Levítico 20:9.

«El hijo sabio alegra al padre; mas el hombre necio menosprecia a su madre.» Proverbios 15:20

«Al que maldice a su padre o a su madre, se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.» Proverbios 20:20

Algunos dirían que ahora que estamos bajo el Nuevo Pacto, no hay necesidad de guardar la ley del Antiguo Testamento, pero Jesús también enfatiza la posición de Dios en este asunto en Mateo 15:4 «Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.»

Dios te manda honrar a tus padres. Dice claramente: «No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.» (Mateo 5:17).

Si estás sufriendo de ira, decepción o amargura hacia tu madre, Jesús puede liberarte hoy.

Espero haberte bendecido con este artículo. Si tienes alguna petición la puedes dejar en los comentarios y con gusto oraremos por ella.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply