¿Qué Significa el Dinero es la Raíz de Todos los Males?

Qué Significa el Dinero es la Raíz de Todos los Males

¿Es el dinero la raíz de todos los males?

En este pasaje de la Biblia Pablo no está reprendiendo a los cristianos que tienen abundancia económica. Pablo está haciendo una advertencia sobre el deseo de ser rico a cualquier costo.

Cuando el deseo de tener riquezas no es sano, se puede convertir en nuestra perdición, dañándonos a nosotros y a nuestros seres queridos.

Pablo trata de advertir a los cristianos sobre los peligros del amor al dinero. No está diciendo que tener mucho dinero sea malo, sino que el amor al dinero puede traer todo tipo de maldad a tu vida.

Este tipo de deseos desenfrenado de tener dinero puede provocar un comportamiento moralmente reprobable ante nuestro Señor.

La advertencia de Pablo es realmente muy seria. Y es que después de este versículo afirma que hay personas que, por su amor al dinero, se han alejado de la fe cristiana y se están causando grandes sufrimientos.

¿Por qué la Biblia dice que el amor al dinero es la raíz de todos los males?

Es importante entender lo que no dice este versículo: hemos oído a gente citar 1 Timoteo 6:10 y decir que «el dinero es malo». Eso no es lo que dice Pablo. También le he oído decir que el amor al dinero es malo. Tampoco es eso lo que dice Pablo.

La primera parte del versículo dice: «porque raíz de todos los males es el amor al dinero». Veremos lo que quiere decir esta frase tan controvertida.

Si bien es cierto que nuestra devoción debe dirigirse en primer lugar a Dios. Veremos lo que Pablo quiere decir en este versículo.

Las primeras palabras del versículo son importantes: «porque» Esto sugiere que el verso 10 está explicando lo que Pablo dice en el verso 9: «Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;».

Otras Personas Están Viendo  ¿Dónde Dice la Biblia No Dejes Para Mañana lo que Puedes Hacer Hoy?

El versículo 9 no afirma que «los ricos perecerán» o que «los ricos pecan por su propia voluntad». El término ‘voluntad’ o ‘deseo’ se refiere al deseo de obtener algo, lo que significa que la persona tiene un plan para lograr la meta de su deseo.

Pablo no reprende a los cristianos por ser ricos, sino que advierte contra el mal deseo de serlo. Ese deseo desenfrenado, capaz de hacer cualquier cosa con tal de ser rico.

Si este deseo se mantiene durante un largo periodo de tiempo, puede dar lugar a diversas situaciones catastróficas. ¿Cómo se relacionan los versículos 9 y 10? El deseo perverso de ser rico lleva al amor por el dinero.

Las consecuencias del deseo perverso de ser rico son muy graves (similares a los peligros del amor al dinero). Pablo dice que este deseo lleva al culpable a tentaciones y trampas. La palabra «trampa» significa ser poseído por algo inesperado.

Las tentaciones nos conducen a deseos insensatos y perjudiciales. Algunos deseos son buenos y otros son malos, pero aquí los calificativos «necias» y «codicias» dejan claro que se trata de deseos malos.

Estos deseos insensatos y dañinos conducen a la destrucción y a la ruina. Este es el contexto de 1 Timoteo 6:10.

¿Cuál es la raíz de todos los males según Pablo?

Pablo está advirtiendo a Timoteo (y a la iglesia de Éfeso) sobre el amor al dinero, no sobre el dinero en sí. Pablo está diciendo que este amor al dinero es la raíz de todo mal.

Raíz es una palabra que se refiere literalmente a la parte subterránea de una planta. Aquí Pablo utiliza un derivado figurado para referirse a la causa u origen de algo.

Obsérvese que Pablo habla de «una raíz», no a «la raíz». No dice que todos los males del mundo se puedan atribuir al amor al dinero, pero sí es cierto que la raíz de muchos males diferentes es el amor al dinero.

El deseo de dinero de las personas puede tener consecuencias muy negativas. Por un lado, algunas personas a las que les gusta el dinero renuncian al cristianismo.

Otras Personas Están Viendo  ¿Por Qué Dios Pide a Abraham a su Hijo Como Sacrificio?

En segundo lugar, les produce mucho sufrimiento y pena. Pero, ¿Cómo puede el amor al dinero tener consecuencias tan terribles?

El dinero fortalece el carácter de una persona. Si eres arrogante, la riqueza reforzará la arrogancia. Les hace creer que son invencibles, intocables e inamovibles.

Si alguien está plagado de lujuria, la riqueza reforzará los deseos de esa persona y le dará infinitas oportunidades para satisfacer sus deseos pecaminosos.

Y el amor de algunas personas por el dinero es tan profundo que nunca están satisfechas. El mero gusto por la riqueza puede adquirir el carácter de la codicia.

El cristiano y el dinero

Unos versículos más adelante, Pablo da a Timoteo instrucciones sobre los cristianos ricos. Es importante notar que Pablo no le ordena a Timoteo que le diga a los ricos compartan su riqueza.

Algunos interpretan el mandato de Jesús al joven rico en Mateo 19:21 («anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres») como un mandato para todos los cristianos de hoy. Esto no tiene nada que ver.

Pablo no dio este mandamiento, sino que quería que supieran cómo vivir mientras fueran ricos. Pablo le hace fuertes advertencias a los cristianos ricos sobre la arrogancia.

Esos cristianos ricos podrían llegar a la conclusión de que, si ellos han sido capaces de enriquecerse, todo el mundo debería ser capaz de hacerlo. Pablo quiere que eviten esta tentación de orgullo.

Los cristianos ricos deben poner su esperanza en Dios, no en las riquezas. Puede ser tentador para alguien con riqueza concluir que ya no necesita a Dios, que puede confiar en sí mismo ya que tiene riquezas. Esta fue una trampa en la que cayeron los cristianos de Laodicea:

«Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.» (Apocalipsis 3:17).

Habían dejado de depender de su Salvador, Jesucristo, y de tener comunión con él, y en su lugar se apoyaban en sí mismos.

Un pecado particular al que puede conducir el amor al dinero es la tacañería. Hace muchos años estaba escuchando un programa de radio de finanzas cristianas.

Otras Personas Están Viendo  ¿Según la Biblia María Tuvo Más Hijos? Y ¿José Tuvo Otros Hijos?

Un hombre de cincuenta años llamó y explicó cómo él y su esposa habían sido muy austeros y habían ahorrado todo el dinero que pudieron.

El conductor de la radio le preguntó cuánto dinero ganaban él y su esposa en un año. Él respondió: «Unos cincuenta mil dólares». Entonces el hombre afirmó que ya habían ahorrado cerca de un millón y medio de dólares.

El presentador de la radio alabó al hombre, diciendo a su audiencia que este hombre era el ejemplo para ellos, que todos deberían ser como él.

Pero el hombre había llamado para hacer una pregunta, pues tenía problemas con algo. Dijo que se habían entrenado tan diligentemente para ahorrar que les estaba costando dar dinero para apoyar los ministerios cristianos.

Dijo que no tenían el deseo de ser generosos con sus donaciones. Incluso afirmó que tenían una «mentalidad de acaparar dinero».

Para mi sorpresa, el presentador de la radio ignoró su preocupación y le alabó por lo mucho que había ahorrado. Este hombre estaba confesando literalmente que tenía amor por el dinero y, en lugar de aconsejarle, lo elogiaron.

Su amor por el dinero le impedía vivir en obediencia a los mandatos de Dios de dar con generosidad y alegría (2 Corintios 8:2-3; 13; 2 Corintios 9:7).

Si todos los cristianos dejaran el deseo de ser ricos y desecharan su amor por el dinero, se podría utilizar mucho más dinero para la evangelización y las misiones para la gloria de Dios.

Dos extremos del dinero

Finalmente, hay que evitar dos extremos. Hay algunos falsos predicadores del evangelio que proclaman que Dios desea que cada cristiano sea rico y que el pecado personal impide que eso ocurra. No hay ningún lugar en las Escrituras donde se diga que todos los cristianos deben ser ricos.

Hay otros que creen que los cristianos verdaderamente espirituales venderán todo lo que tienen y lo darán a los pobres. Los cristianos ascéticos son ejemplos de esto.

Dios permite que algunos cristianos sean ricos, otros de clase media y otros pobres. La principal preocupación de las Escrituras no es tu posición económica en la sociedad, sino tu actitud hacia tu dinero y tus posesiones.

Dios te bendiga!!!

Comenta y comparte

Leave a Reply