¿Qué Significa no dejando de congregarnos? ¿Es Pecado?

Qué Significa no dejando de congregarnos

El significado de congregarse en la Biblia

En los primeros tiempos de la Iglesia, los creyentes se reunían regularmente para orar y comer juntos (Hechos 2:46). Los nuevos cristianos participaban en la enseñanza de los apóstoles y fomentaban la comunión (Hechos 2:42).

El congregarse en la Biblia significa reunirnos un grupo de creyentes para adorar al Rey de reyes y alentarnos entre nosotros.

El congregarse significa sentir el calor de nuestros hermanos que comparten la misma fe que yo. Cuando nos congregamos siempre salimos beneficiados.

Dios no creo una iglesia para que estemos cada uno por nuestro lado, NO. Nuestro Señor creo una iglesia para que estemos juntos y oremos los unos por los otros.

El peligro de no congregarse

Es por eso la insistencia de Hebreos 10:25. Porque es difícil que un creyente se enfríe si se congrega regularmente. ¿Quieres ver un creyente desistir de su fe? sólo debe dejar de congregarse.

El ejemplo de los primeros creyentes en Hechos 2 es un modelo para lo que muchas iglesias modernas están tratando de lograr en términos de comunión y crecimiento espiritual. Muchos creyentes anhelan la intimidad y el estímulo de la iglesia primitiva.

Hoy en día, los seguidores de Cristo pueden seguir animando y fortaleciendo su fe mediante reuniones periódicas con otros creyentes.

Hebreos anima a los creyentes a que «no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.» (Hebreos 10:25).

Dado que Jesús es el Sumo Sacerdote que permite a los creyentes estar en comunión con el Padre, los cristianos pueden fortalecer su fe y cuidar de otros creyentes reuniéndose y animándose unos a otros (Hebreos 10:19-25).

Otras Personas Están Viendo  31 Versículos y Promesas de Dios Para Guerra Espiritual

Jesús es el Gran Sacerdote

Hebreos 10 describe a Jesús como el Sumo Sacerdote que se convirtió en el máximo sacrificio por el pecado. A diferencia de los sumos sacerdotes del Antiguo Testamento, que ofrecían continuamente sacrificios que nunca podían quitar el pecado, Jesús ofreció su propio cuerpo y sangre como el sacrificio definitivo por el pecado (Hebreos 10:11-14).

Era importante que los hebreos comprendieran el gran privilegio de los creyentes en Cristo porque experimentaban la persecución y la presión de los judíos (Hebreos 10:32-34).

La persecución por parte de los judíos hizo que algunos cristianos dejaran de reunirse para la comunión, la rendición de cuentas y el culto (Hebreos 10:25). Existe un riesgo real y peligroso entre los cristianos de que abandonen la fe a causa de las presiones sufridas.

¿Por qué no debemos dejar de congregarnos?

El libro de Hebreos advierte de este peligro, pero les anima a adorar a Cristo con valentía por lo que ha conseguido mediante su muerte expiatoria y su función de Sumo Sacerdote (Hebreos 10:19-25).

En su exhortación, el autor de Hebreos afirma tres cosas que los cristianos deben hacer para mantenerse firmes en la fe.

En primer lugar, se les insta a acercarse a Dios, con la confianza de que sus pecados e iniquidades han sido lavados por el sacrificio de Cristo (Hebreos 10:22).

En segundo lugar, deben aferrarse a la esperanza que han confesado. Porque Jesús es fiel (Hebreos 10:23).

Por último, deben considerar cómo inspirarse mutuamente al amor y a las buenas acciones mediante reuniones frecuentes y el estímulo mutuo (Hebreos 10:24-25). De este modo, los cristianos de Hebreos pueden ser firmes en su fe.

Estos tres puntos lo podemos conseguir cuando nos congregamos. Dios no nos creo para que fuéramos ermitaños y no tengamos comunión con los demás.

La única forma de nosotros crecer como creyentes, es en comunión con Dios y reuniéndonos siempre con los demás creyentes para compartir nuestra fe y esperanza en el Señor.

Otras Personas Están Viendo  Inspiradores Versículos de Esperanza para la Iglesia del Señor

¿Congregarse es un mandamiento?

La orden «congregarse» significa «reunirse». Pablo la utiliza una vez en la Biblia, en 2 Tesalonicenses 2:1, donde se refiere a la futura reunión de creyentes que tendrá lugar en la segunda venida de Cristo.

Así que el punto central de Hebreos 10:25 es que debemos reunirnos regularmente con otros creyentes para animarnos y fortalecernos mutuamente en la fe.

Como se ha señalado anteriormente, la rendición de cuentas y el compañerismo con otros creyentes era particularmente importante para los cristianos de Hebreos, ya que habían experimentado la persecución y necesitaban estímulo para mantener su fe fuerte.

¿Es un mandamiento el congregarse? Si. El mandato de no abandonar la iglesia es tan importante hoy como lo fue en la iglesia primitiva (2 Timoteo 3:12). Los cristianos modernos, a menudo perseguidos, encuentran consuelo y aliento en las comunidades de fe locales.

En los países occidentales, como los Estados Unidos, puede que no se les amenace con la muerte por ser seguidores de Cristo, pero necesitan igualmente las conexiones con otros creyentes.

Los cristianos de los países liberales necesitan el aliento de otros creyentes para perseverar, ya que pueden enfrentarse a la persecución en forma de resistencia o burla.

La necesidad de un sistema de apoyo es otra razón por la que todos los creyentes no deben dejar de reunirse. Pues necesitan un sistema de apoyo para mantener su fe en la tierra (Hebreos 10:23-25).

Dado que Dios creó a los seres humanos para estar con otros seres humanos, la comunión cristiana es un requisito previo para la fe de los creyentes (Génesis 2:18).

Breve reflexión de no dejar de congregarnos

Aunque la iglesia está formada por creyentes individuales, la imagen de la iglesia como «cuerpo de Cristo» sugiere que los cristianos deben estar conectados entre sí (1 Corintios. 12:27).

Otras Personas Están Viendo  5 Consecuencias De No Leer la Biblia

Si descuidan la comunión de ánimo y amor que reciben juntos, el «cuerpo» sufrirá (1 Corintios 12:25-26). Por su propio bien y por el bien de los demás, los creyentes deben reunirse como seguidores de Cristo y obtener fuerza del estímulo mutuo que proviene de esa comunión.

La asistencia regular a una iglesia local también ayuda a los creyentes a sentirse más responsables de sus vidas. El libro de los Hebreos hace especial mención a la venida de Cristo (Hebreos 10:25; Apocalipsis 22:12).

Los encuentros con discípulos que tienen una base firme en la Palabra y la fe pueden ayudarles en su camino con Cristo.

En preparación para este día futuro, las iglesias locales pueden ser responsables de fomentar el crecimiento y producir frutos espirituales en Cristo.

Otro punto es que, para que el cuerpo de Cristo no tenga la impresión de que existe sólo para satisfacer las necesidades individuales, los encuentros con otros creyentes también proporcionan oportunidades para que los creyentes ejerzan sus dones espirituales en beneficio de la iglesia (1 Corintios 12:7-11).

Cada creyente tiene dones espirituales dados por el Espíritu Santo para ser usados para servir al cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:25).

Ignorar estos dones es perder la oportunidad de ayudar a otros creyentes en Cristo a encontrar la esperanza y profundizar en su fe (1 Corintios 12:26).

Los creyentes se necesitan mutuamente para mantener su fe firme

Los creyentes se necesitan mutuamente. Necesitan apoyarse e inspirarse mutuamente para servir aún más a su Señor y Salvador, y sólo pueden hacerlo en el encuentro con otros creyentes en Cristo.

Dios llama a los creyentes a las reuniones porque se necesitan mutuamente para fortalecer su fe y profundizar en su relación con Cristo.

El cristianismo se caracteriza por una comunidad de creyentes que viven juntos por Jesús, en lugar de individuos que viven su fe en aislamiento y soledad.

Dios te bendiga!!!

Fuente: Reina Valera 1960

Comenta y comparte

Leave a Reply